Foto: http://www.sxc.hu. Imagen ilustrativa.

Este texto fue enviado al negocio por Ángela Ávalos, periodista de La Nación, y a la semana pasada no había recibido respuesta.

Por Ángela Ávalos.

Soy cliente de los servicios del Hospital Hotel La Católica.

El domingo 25 de junio llevé a mi mamá Anáis Rodríguez Rodríguez al servicio de emergencias de ese centro médico, donde fue atendida por la ortopedista de guardia, la Dra. Villegas.

Muy amablemente, la especialista leyó la radiografía, confirmó una quebradura en la cabeza del radio del brazo derecho y procedió a enyesarla (por cierto, yo la ayudé sosteniendo el brazo de mi mamá). Por toda la atención recibida ese día, yo pagué más de ¢220.000.

Imagen ilustrativa. “La responsabilidad ante la imposibilidad de dar los vueltos por la falta de determinado tipo de moneda, no debe trasladarse al consumidor", advirtió la Comisión Nacional del Consumidor en el voto 831-2009.

El lector Hugo González realiza la siguiente consulta. Posteriormente, se le brinda una respuesta.

“Me gustaría saber qué dice la ley sobre redondear el vuelto a la hora de realizar una compra.

“Ya varias veces me ha pasado que en el supermercado San Luis, en Pérez Zeledón, a la hora de cobrarme, el cajero me redondea el monto hacia arriba.

PriceSmart ofreció disculpas al cliente Jorge Mora, quien hace unos días reportó que una empleada de la empresa se negó a aceptar la devolución de un producto. “En ningún momento debió habérsele negado la devolución. Cuando (el cliente) guste procederemos a hacerle el reintegro en el Club de Zapote”, informó Carla Chaves, gerenta regional de mercadeo de PriceSmart.

Mora intentó cambiar el producto cuando creyó que este se encontraba en mal estado y debido a que la fecha de expiración estaba en formato estadounidense (se indica primero el mes, luego el día). En ese sentido, Chaves aclaró que el supermercado cumple con los requisitos de etiquetado que establece la legislación.

Por Jorge Mora Venegas.

Imagen ilustrativa.

El viernes 6 de julio mis tías se dirigieron hacia el PriceSmart de Curridabat.

Allí, entre otras cosas, compraron un cangrejo enlatado.

Una vez en la casa, procedieron a cocinar dicho cangrejo y, para sorpresa de todos en la casa, se empezó a soltar un desagradable olor a podrido.

Revisamos la lata recién comprada y la fecha de vencimiento decía 10-01-2012.

Por William González Arauz.

Imagen con fines ilustrativos.

En julio del año pasado llevé mi vehículo a la agencia Subaru, pues presentaba un fallo en el aire acondicionado.

Tuve que dejar mi carro por una mayor cantidad de días de los que ellos inicialmente me indicaron que les tomaría reparar el daño.

Obviamente, tuve que andar detrás de ellos y tener aireadas conversaciones para poder tener de regreso el vehículo.

Imagen ilustrativa.

El lector Luis Diego Quesada Meléndez nos envió la siguiente consulta. En párrafos posteriores, el especialista en impuestos Luis Javier Porras le brinda una respuesta:

“Me ha pasado en varias ocasiones que pido una orden para llevar en un restaurante (llamo antes para ir a recoger lo solicitado) y cuando llego a pagar la cuenta me han cobrado el 10% de impuesto de servicio (propina) a la cuenta. ¿Es esto correcto?

“Yo pensaría que no, ya que el 10%  nace del servicio en mesa de los saloneros. En un restaurante alegaron que ellos no venden para llevar y que la cocina también gana 10%, pero siempre me vendieron la orden y me cobraron extra por el empaque”.

Imagen ilustrativa.

Restaurante alega estar “apenado” por situación.

Por Pablo Castro Montero.

El domingo mi novia, un amigo y yo fuimos al restaurante Tacontento, en Heredia, a redimir tres cupones de Yuplón.

Todo marchaba bien, la comida estuvo muy buena y decidimos que queríamos ordenar unos postres.

Antes de ordenar, habíamos sacado un total de cuánto iba a costar nuestra cena y nuestras cuentas calzaban casi bien.