Imagen ilustrativa.

El lector Luis Diego Quesada Meléndez nos envió la siguiente consulta. En párrafos posteriores, el especialista en impuestos Luis Javier Porras le brinda una respuesta:

“Me ha pasado en varias ocasiones que pido una orden para llevar en un restaurante (llamo antes para ir a recoger lo solicitado) y cuando llego a pagar la cuenta me han cobrado el 10% de impuesto de servicio (propina) a la cuenta. ¿Es esto correcto?

“Yo pensaría que no, ya que el 10%  nace del servicio en mesa de los saloneros. En un restaurante alegaron que ellos no venden para llevar y que la cocina también gana 10%, pero siempre me vendieron la orden y me cobraron extra por el empaque”.

Imagen ilustrativa.

Restaurante alega estar “apenado” por situación.

Por Pablo Castro Montero.

El domingo mi novia, un amigo y yo fuimos al restaurante Tacontento, en Heredia, a redimir tres cupones de Yuplón.

Todo marchaba bien, la comida estuvo muy buena y decidimos que queríamos ordenar unos postres.

Antes de ordenar, habíamos sacado un total de cuánto iba a costar nuestra cena y nuestras cuentas calzaban casi bien.

QuienPagaManda.com publicó recientemente el caso de una consumidora quien alega que se le negó la entrada a un bar porque meses antes se quejó del servicio del negocio.

De acuerdo con ella, la queja se planteó de  forma respetuosa, por lo que no ve razón para que se le restrinja el ingreso.

El caso generó polémica entre los lectores de este sitio. Algunos consideraron que el bar y cualquier negocio puede aplicar la reserva de derecho de admisión de modo absoluto, en tanto otros rechazaron esa opción porque puede ser discriminatoria.

Por ello, consultamos a Cynthia Zapata, jefa de la Dirección de Apoyo al Consumidor,  en qué casos procede aplicar legítimamente “el derecho de admisión” y en qué casos se puede convertir en discriminación.

Justa Causa

La abogada explicó que los negocios pueden aplicar el derecho de admisión únicamente si existe “justa causa”. Para establecer si existe justa causa, no basta con que el negocio ponga un rótulo en un lugar visible, sino que además de debe publicar cuáles son los criterios sobre la prohibición de ingreso o de negación del servicio, de forma que la decisión se base en un elemento de juicio objetivo.

Imagen ilustrativa.

La lectora Susana Fernández nos envió la siguiente consulta a raíz de una experiencia vivida en un bar. En párrafos posteriores la abogada Adriana Rojas, de la Asociación de Consumidores Libres, le brinda una respuesta.

“Fui al Bar Raíces (el cual se ubica 100 metros al oeste de Spoon, Los Yoses) hace aproximadamente cuatro o cinco meses y, luego de esperar mucho para ser atendida, me quejé de que estaban durando demasiado.