Por Rosa Leitón Molina.

Imagen con propósitos ilustrativos.

Compré una computadora Toshiba Satellite A665-s5181 en Compumóvil el 3 de junio del 2011, por el precio de $1.250.

Desde la semana que la compré, empezó a fallar.  La computadora informaba de un problema con el sistema de enfriamiento (los ventiladores), que hacía que se apagara el equipo.

Foto: Bill Davenport. Imagen con fines ilustrativos.

Por José Pablo Montoya.

El 9 de mayo del 2011 dejé en reparación, en la tienda Celumarket S.A., una Palm Treo 750 (también funciona como teléfono celular), para que le reinstalaran el software.

Según lo conversado con el representante del negocio, el trabajo sería entregado 15 días después. Sin embargo, ayer se cumplieron ocho meses y la Palm no me ha sido entregada.

Desde hace meses llamo, envío correos y me he presentado a la tienda, pero este señor me da excusas, me dice que le dé tiempo, “que la otra semana sin falta”, “yo lo llamo, tranquilo”, etc, etc.

Si yo no ando “atrás de él”, ni siquiera se digna en llamarme.