Por Alfonso J. Rojas Álvarez

Compramos cuatro entradas para el partido Saprissa-Alajuela en el palco oeste, mediante el sitio web de Special Ticket.

Las entradas estaban indicadas como parte de la primera fila del palco, es decir, las más cercanas a la cancha.

Para nuestra sorpresa, nos encontramos con que el croquis en el sitio web estaba invertido y  nos tocó la última fila en la cual, por la existencia de un techo blanco, para cualquier persona de mediana estatura es imposible presenciar el partido.

No existe en el sitio web ni en ningún lugar accesible a mi persona, en el proceso de compra del boleto, indicación alguna de visibilidad limitada (o nula) de las entradas que estoy comprando.

Llegué al estadio a las 7:00 p.m y, al percatarme de esta situación, salí del palco y estuve 40 minutos buscando a alguien de la administración de Saprissa que me ayudara. Uno de los muchachos del staff, muy amable, me colaboró en todo lo posible, pero nunca se encontró a nadie que pudiera darme asistencia.

Tras fuertes y numerosas quejas de clientes insatisfechos con el retraso en la entrega de sus paquetes durante la temporada navideña del 2010, el gerente de Speed Box, Luby  Brenes, explicó ayer en una conversación con QuienPagaManda.com lo ocurrido y las medidas tomadas para resolver las inconformidades.

“Efectivamente hubo retrasos y eso evidentemente molestó a nuestros clientes. Nos ha dolido mucho porque no es el servicio que estamos acostumbrados a dar… Los clientes se lanzaron al agua a comprar por Internet y esto generó un volumen de paquetes que no esperábamos

Resolución contra compramerica

La Comisión Nacional del Consumidor le impuso una multa de casi ¢1,5 millones a Compramerica, un sitio de ventas por Internet, por “incumplimiento de contrato, falta de información y publicidad engañosa”, según se lee en la resolución.

La decisión no debería sorprender, pues las quejas por los incumplimientos de esa empresa en Costa Rica y otros países centroamericanos abundan, principalmente por no entregar la mercadería ni devolver el dinero o devolverlo con meses de atraso.

Sin embargo, este caso es interesante porque porque va más allá de lo obvio (la obligación de devolver el dinero) y se deja claro que si un sitio electrónico ofrece un bien y alguien lo compra, el negocio está en obligación de entregarlo.