Por Wagner Freer.

Imagen ilustrativa.

Normalmente, recibo remesas del exterior, ya que tengo una escuela de español para extranjeros y ellos realizan los pagos desde su respectivo país.

Con bombos y platillos vi la información de que el Banco Nacional (BN) se unió a PayPal para realizar los retiros de dinero.

Me interesó bastante, ya que son una nueva opción para realizar los retiros de dinero.

Efectué todos los trámites necesarios y envié un retiro de dinero desde mi cuenta de PayPal hacia mi cuenta del BN.

-Bancos alegan que han acortado plazo de devolución y que buscan resolver con prontitud.

Foto: http://www.sxc.hu. Imagen ilustrativa. Un usuario del BAC se queja de que deberá esperar 13 días para que le devuelvan su dinero.

Cuando el cajero automático no dispensa el dinero pero registra el retiro, los usuarios pueden tener que esperar hasta 45 largos días para que el banco les devuelva su dinero.

A QuienPagaManda.com han llegado reportes de clientes que han tenido que esperar entre 13 y 30 días hábiles para el reembolso. Estos tiempos resultan excesivos para aquellas personas que requieren el dinero para solventar una necesidad básica o para efectuar el pago de algún servicio indispensable.

Por ello se le preguntó a varios bancos por qué tardan tanto y si están haciendo algo para reducir los plazos de reintegro del dinero.

Algunos bancos consultados aseguraron que han venido reduciendo el plazo y que procuran actuar con prontitud, pero advirtieron que cuando se usan ciertas tarjetas de débito (por ejemplo, Visa) o cajeros de otros bancos se puede tardar hasta 45 días.


Imagen ilustrativa.

Por Federico José Fernández Obando.

Corría el año 1995. En una noche estrellada, junto con mis amigos de colegio en el BBQ del Condominio La Guaria en Moravia y, al ritmo grunge de los Smashing Pumpkins, hacía uso por primera vez de mi flamante tarjeta de crédito “Credomatic Juvenil”.

Imagen ilustrativa.

Ni el Banco Citi, ni Addictive Entertainment Group (hoy llamado Addictive Productions 4U) ni SpecialTicket se hicieron responsables en la devolución del dinero a un consumidor luego de la cancelación del evento del extenista profesional Andre Agassi.

Le correspondió a Addictive Entertainment Group la organización de la actividad, la cual fue pospuesta varias veces y, finalmente, cancelada en agosto del año pasado.

Por Fernando Solís Fonseca.

Imagen ilustrativa. Los bancos están obligados a cerrar la tarjeta de crédito de sus clientes cuando estos lo soliciten. El procedimiento debe ser sencillo y ágil.

Después de muchas llamadas que me hicieron en el 2011 de parte de Citi, ofreciéndome una tarjeta de crédito, una mujer con un acento extranjero me dijo: “¿Por qué no acepta la tarjeta? Si no la quiere usar no tiene que pagar nada y ahí la tiene por si alguna vez la necesita”.

De tonto, me tomó descuidado y me pareció razonable lo que decía y, además, era una forma, según yo, de que me dejaran en paz con la llamadera.

En junio del 2011 me trajeron la tarjeta a la casa. A mediados de febrero empezaron las llamadas, tres o cuatro al día, por lo menos, para cobrarme una supuesta deuda con ellos.

Mi respuesta fue: “¿Cómo puedo yo tener una deuda con ustedes si nunca he usado la tarjeta?”.

La respuesta fue: “Tiene cargos por seguros, morosidad y gestión de cobro. Son ¢15.000”.

Así siguió la cosa, opté por no contestarles, la mayoría de las veces, hasta que el viernes 23 de marzo les contesté y les pregunté que cómo podía terminar con eso. Ellos contestaron que fuera a la plataforma de servicios del banco.

Por Federico Zamora Meléndez.

Imagen ilustrativa.

El viernes pasado fui víctima de una sustracción electrónica.

Alguien sustrajo los datos de una tarjeta de débito internacional que tengo con el BAC San José, la cual reconozco que he usado para hacer algunas compras en Amazon y otros sitios similares, que son supuestamente seguros.