Foto: Stuart Bell. Imagen ilustrativa. La publicidad debe ser veraz y no debe inducir a error o confusión a los consumidores.

El anuncio del precio de un producto sin que incluya sus impuestos, el uso de letra muy pequeña o ilegible para que no sea percibida por el consumidor, el recurrir a exageraciones sobre un producto dándole un carácter milagroso (que no posee) u omitir datos relevantes de él, son algunos ejemplos de publicidad engañosa.

Por Mónica Loría Araya.

La página de inicio indica que el sitio nació "con el objetivo de brindar un servicio GRATIS!! a las personas para que vendan o compren diferentes artículos". Esta captura de pantalla es del 10 de febrero del 2012.

El 30 de enero, en horas de la noche, quise publicar un anuncio en crgangas.com, el cual era de unos apartamentos que estoy vendiendo.

En toda la página se indicaba que era gratuito colocar el anuncio.

Por Hernán Badilla.

Foto: Raphael Pinto. Imagen ilustrativa.

El pasado sábado 10 de diciembre visité el Centro de Frenos ATE, ubicado en Pavas, y compré un juego de fibras para mi vehículo.

ATE es una prestigiosa marca de piezas de frenos automotrices.

Ese día, recibí una caja azul (mismo color del empaque de las piezas marca ATE) con las fibras.

Al regresar a la casa, revisé las fibras y encontré que no eran de la marca ATE.

Por Rebeca Villalobos.

Foto: Publicada en Twitter por un consumidor molesto. Él alega que la foto fue tomada a las 10:28 a.m., momento en que el establecimiento de Play, en Zapote, permanecía cerrado.

Como todos pudimos ver, Play publicó unas buenas ofertas ayer en el periódico.

Muy pequeñito aparecía que eran cantidades muy limitadas. Sin embargo, acepto que aparecía, ese no es el problema.

No quise madrugar, sé que mucha gente lo hace y la verdad no quería hacerlo. Así que llegué a las 10:00 a.m. y me dije: “si quedan cocinas a ese precio la compro, si no, pues no”.  

El abogado especializado en temas del consumidor, Alberto Castillo, alega que abogados de la empresa Speedbox intentan intimidarlo luego de que creó una página en Facebook llamada “Demande a SpeedBox por Atrasos en la Entrega de Paquetes”.

“Los abogados de Gómez y Galindo me están amenazando con demandarme simplemente porque estoy defendiendo los derechos