Wendy’s: Lo que todo negocio debe hacer cuando mete la pata

Por Eddy Arguedas Oviedo.

Imagen con fines ilustrativos.

Hace varios días fui al autoservicio de Wendy’s, en Lindora, y pedí dos combos de hamburguesas de doble torta.

Al llegar a la casa, me di cuenta de que uno de los combos venía con una sola torta.

Debajo de la lluvia torrencial me regresé al lugar con la hamburguesa sencilla y con enojo.

Cuando hablé de queja, me atendió el gerente.

No solo me cambiaron la hamburguesa, sino que me completaron el resto del combo de nuevo (refresco-papas-postre) y el gerente se disculpó y me solicitó que en el futuro les dé la oportunidad de ser atendido adecuadamente y me devolvió el dinero.

No pude seguir enojado y estuvo delicioso.