¿Puede un comercio negarse a entregarle factura al cliente?

Imagen con propósitos ilustrativos.

El lector Diego Chacón Rojas envió una consulta sobre la no entrega de facturas por parte de una empresa.

A continuación Chacón expone el caso y, en párrafos posteriores, se le otorga una respuesta.

“Cabletica se niega a entregarme facturas del servicio que pago mes a mes, por la simple razón de tenerlo como pago automático en mi tarjeta.

“¿Por qué no puedo tener mi factura solo por pagar automáticamente mi servicio? ¿Cómo verifico que Cabletica paga los impuestos si no me quieren dar factura?”.

Respuesta:

El artículo 34, inciso ñ) de la ley 7472 se refiere a que una de las obligaciones del comerciante es “extender la factura o el comprobante de compra, donde conste, en forma clara, la identificación de los bienes o servicios, así como el precio efectivamente cobrado”.

Ese mismo inciso señala que cuando se dan ventas masivas (por ejemplo, cuando se compra en un supermercado, en una librería o ferretería), el Ministerio de Economía puede “autorizar el establecimiento de otros sistemas mediante los cuales se compruebe la compra” (ese es el caso del tiquete de caja que dan en el supermercado). Aun en esos casos, el cliente puede pedir factura.

En el caso planteado por el lector, el cual no se trata de una venta masiva, el comercio debe entregarle la factura.

Luis Javier Porras, especialista en asuntos tributarios, hizo alusión a la Ley del Impuesto General sobre las Ventas, que también establece la obligación que tienen todos los contribuyentes y los declarantes de extender facturas o documentos equivalentes, debidamente autorizados por la Administración Tributaria en las ventas de mercancías o por los servicios prestados.

“El no hacerlo podría exponerle a una sanción de un salario base (¢360.600) o incluso al cierre del negocio por cinco días hábiles por reincidencia en la no emisión de facturas, según lo disponen los artículos 85 y 86 del Código de Normas y Procedimientos Tributarios, respectivamente”, manifestó Porras.

Según lo señalado anteriormente, Porras dijo que la empresa de televisión por cable no puede escudarse en la afiliación que tiene el cliente al sistema de cargo automático para no emitirle la factura.

“Es su obligación hacerla llegar sea a su dirección física o postal, incluso vía correo electrónico si es del caso (aunque para efectos fiscales el documento válido es la factura física, a menos que el contribuyente se encuentre autorizado a emitir facturas electrónicas)”, agregó el experto.

Porras indicó que el cliente puede denunciar a la empresa que no emita facturas autorizadas y que, en el caso concreto, puede ir a la Administración Tributaria de la localidad donde el operador de cable tiene sus oficinas centrales.

El afectado también puede acudir a la Dirección de Apoyo al Consumidor.

“En cuanto a la posibilidad de verificar si su operador de cable paga sus impuestos, eso no es posible, pues se trata de información confidencial; únicamente el contribuyente puede consultar su propio estado de cuenta.

“La denuncia que interponga un ciudadano afectado podría abrir un expediente que genere una eventual fiscalización por parte de Hacienda para verificar el cumplimiento de las obligaciones tributarias”, concluyó Porras.