Amazon empezará a cobrar impuestos

Por Luis Javier Porras, experto en impuestos

luis.porras@taxacc-ca.com

Imagen ilustrativa.

Según una noticia publicada en julio de este año en el sitio web de CNN en Español, el gigante minorista en línea Amazon comenzará a cobrar impuestos sobre las ventas en ocho estados adicionales de Estados Unidos (EEUU) en los próximos años.

Actualmente, Amazon cobra impuesto sobre las ventas en seis estados.

Eso significa que muchos clientes tendrán que sacar un poco más de sus bolsillos cuando compren a través de Internet.

Las tiendas minoristas tradicionales de establecimientos físicos han presionado fuertemente para que Amazon y otros comerciantes electrónicos cobren impuestos sobre las ventas.

Su argumento es que esta medida nivelaría el terreno de competencia en este sector, ya que ven las ventas en línea como un refugio contra los impuestos sobre las ventas que ellos sí deben pagar.

Por ejemplo, si un consumidor que vive en New Jersey quiere comprar el nuevo videojuego ‘Mass Effect 3′ puede ir a Amazon.com y pagar $59.99 o puede ir a BestBuy.com y pagar $59.99 más el impuesto sobre las ventas de 7% que cobra New Jersey para un gran total de $64.19.

Casi nadie elegiría desembolsar esos $4.20 extra que Best Buy está cobrando y ahí radica el problema para los minoristas tradicionales.

Precisamente, este es el secreto de las compras en línea y por catálogo: comprar a un minorista que no tiene presencia física en el estado de origen y así evitar los impuestos estatales y locales sobre bienes en el momento de la compra.

Afectación a los ticos

¿Cómo podría afectar esta situación a los consumidores costarricenses que acostumbran comprar artículos en línea de sitios de Internet fuera de nuestras fronteras (tipo Amazon)?

Una vez que la orden en línea se realiza y queda debidamente aprobada, el pedido se despacha a una dirección física que usualmente está en la ciudad de Miami, estado de Florida (donde las empresas de courier le brindan al cliente costarricense una dirección postal).

Entonces, tenemos que, para efectos de Amazon, la venta se realizó a un cliente ubicado en Florida, lo que queda por conocer es dónde se ubica la bodega desde la cual Amazon despachará el producto.

Probablemente, hoy día el pedido venga de un estado diferente a Florida, pues yo personalmente no recuerdo que me hayan cobrado impuesto de ventas sobre compras realizadas por Internet.

Sin embargo, en el futuro, si se llegase a aprobar alguna legislación federal en ese sentido (de aplicación obligatoria para todos los estados de EEUU), probablemente veamos incrementado el valor de la factura cuando realicemos compras por Internet.

En algunos estados existe la posibilidad de devolución de los impuestos de venta pagados por los turistas (o extranjeros en general) en los negocios comerciales, incluso en el mismo aeropuerto cuando la persona está por abordar el avión.

Con facturas y pasaporte en mano hay que demostrar que se trata de una “exportación” de productos, con lo cual técnicamente no nace el hecho generador del tributo, cual es la compra-venta a nivel local de bienes y servicios.

No obstante, llegar a explicar al IRS (oficina de impuestos de EEUU) que se trata de compras por Internet (donde el cliente final no es un consumidor que vive en Miami, Florida, sino un consumidor domiciliado en el extranjero), será una tarea bastante difícil y considero que es una lucha (en bloque y no en forma independiente) a la que deberían abocarse las compañías de courier que operan en Costa Rica, como parte del servicio que ofrecen a sus clientes.