¿Cómo funciona la garantía de los carros usados?

Imagen ilustrativa.

El lector Juan Carlos Solórzano Lara escribió preguntando cómo hacer valer la garantía de un carro usado. A continuación, Juan Carlos narra lo ocurrido y luego se agrega una explicación de expertos consultados por QuienPagaManda.com sobre qué se debe hacer cuando un carro usado falla.

“El 2 de junio me fui para Grecia a comprar un carro que me habían recomendado. El carro estaba en buenas condiciones, uno que otro detalle de pintura y una que otra cosa de cambiar piezas, pero mecánicamente se veía bien y era de una persona que tiene una autodecoración y que también tiene carros para correr en La Guácima.

“Esta persona tiene fama de ser excelente en la marca Nissan como mecánico.

“Hace como dos semanas me quedé botado porque el carro calentó. Al final, parece que fue una manguera que estaba tostada, así que lo vi como algo mínimo.

“El sábado 14 de julio llevé el carro a tramar, ya que estaba gastando la llanta derecha por el lado de adentro.

“No se pudo tramar el carro, ya que la punta derecha del chasis (la que está pegada a la estructura del carro y sostiene la llanta) estaba a punto que quebrarse. Le habían hecho un trabajo de soldadura que se reventó y que pudo haber ocasionado que se quebrara y que yo sufriera un accidente.

“Mi consulta es: ¿Cómo funciona la garantía sobre un carro de segunda?

“En el momento en el cual compré el carro no se revisó por un mecánico (lo hice después), pero eso no lo encontramos.

“¿Debería responder la persona que me vendió el carro por una “sorpresa” como esta? Si mis cálculos son correctos, la factura ascenderá a los ¢130.000″.

Respuesta:

En primer lugar, hay que diferenciar una compra venta entre particulares (regida por el Código Civil) de una mercantil (regulada por el Código de Comercio y la ley 7472), en la cual intervienen un comerciante y un consumidor.

Cuando se le compra el carro a un particular, el comprador tiene que demandar a quien le vendió el carro por daños y perjuicios. Esto implica contratar un abogado, esperar que los tribunales decidan, etc., lo cual en muchos casos puede resultar más caro y tedioso que hacer la reparación del daño.

El abogado Gabriel Zamora explicó que esto se debe a las personas (particularmente aquellas que no se dedican a la venta de autos) no son consideradas como un comerciante y, por tanto, se debe aplicar el Código Civil.

Sin embargo, “lo ideal hubiese sido que (el comprador) diera aviso al vendedor acerca del defecto mecánico, basado en un principio de buena fe. Sin ese aviso previo, podría dejarse al vendedor en un estado de indefensión, sin que esto represente un factor determinante en la responsabilidad o no del vendedor, aunque sin duda afecta los intereses del comprador”, expresó Zamora.

Para evitar estas situaciones, Zamora recomendó que, cuando se adquiere un vehículo de un particular, “el comprador debe proponerle al vendedor que se establezca una cláusula de garantía en el contrato de traspaso, acordando plazo y alcances”.

Asimismo, aconsejó que en caso de un desperfecto posterior a la entrega del vehículo, el comprador debe dar aviso al vendedor en un plazo razonable, con el fin de acordar entre ambos los pasos por seguir.

Por otra parte, cuando se compra el vehículo a una empresa (compra venta mercantil), aplica el principio de que todos los artículos, sean usados o no, cuentan con una garantía mínima de 30 días hábiles, según lo establece el artículo 43 de la ley 7472 y los artículos 56 y 57 del reglamento a la citada ley. Esto aplica por ejemplo para los autos usados comprados en una agencia.

Si el comerciante establece un plazo mayor de garantía, ese plazo prevalece.

Si el bien presenta problemas de funcionamiento dentro del plazo de garantía, el consumidor tiene la opción de ir a la agencia en la cual compró el carro y exigir que se haga efectiva la garantía. El comercio está obligado a reparar los daños del bien o cambiarlo por uno que esté en mejores condiciones.

No obstante, Kattia Chaves, jefa del Departamento Técnico de Apoyo de la Dirección de Apoyo al Consumidor, sin referirse al caso de Juan Carlos Solórzano Lara, advirtió que si el consumidor no agota esa posibilidad y en su lugar lleva el carro donde un tercero el caso se convierte en un resarcimiento por daños y perjuicios.

“El consumidor igual podría reclamarlo, pero en sede judicial, presentando una demanda en un sumario de consumidor reclamando estos daños”.

Chaves recordó que si la garantía tiene limitaciones, el comercio debe informárselas al consumidor antes de venderle el artículo y el consumidor tiene que estar claro en que esas restricciones no pueden ser tales que anulen la funcionalidad o naturaleza del artículo.

“Por ejemplo, si me dicen que tengo 30 días hábiles de garantía, pero no incluye motor, no incluye pito, no incluye marchas, ni caja de cambios, no incluye las llantas, entonces uno dice: Bueno, ¿a qué se reduce la garantía? ¿Al cascarón?

“Yo no estoy comprando un cascarón, estoy comprando un vehículo. Aunque sea usado tiene que estar en buenas condiciones. Si eso no está garantizado, lo recomendable es seguir buscando en el mercado más opciones y hacer efectivo el derecho de elección”, explicó Chaves.

Por otro lado, es preciso recordar que también existe la garantía por vicios ocultos, es decir, la que responde por aquellos daños que presente un bien que no sean de fácil percepción al momento en que sea adquirió el objeto.

Este tipo de garantía empieza a correr desde el momento en que la persona se percata del daño y le da la posibilidad al consumidor de pedir la rescisión del contrato por incumplimiento.