Si compro comida para llevar, ¿me pueden cobrar el impuesto de servicio?

Imagen ilustrativa.

El lector Luis Diego Quesada Meléndez nos envió la siguiente consulta. En párrafos posteriores, el especialista en impuestos Luis Javier Porras le brinda una respuesta:

“Me ha pasado en varias ocasiones que pido una orden para llevar en un restaurante (llamo antes para ir a recoger lo solicitado) y cuando llego a pagar la cuenta me han cobrado el 10% de impuesto de servicio (propina) a la cuenta. ¿Es esto correcto?

“Yo pensaría que no, ya que el 10%  nace del servicio en mesa de los saloneros. En un restaurante alegaron que ellos no venden para llevar y que la cocina también gana 10%, pero siempre me vendieron la orden y me cobraron extra por el empaque”.

Respuesta de Luis Javier Porras, experto en temas tributarios:

“La Ley No. 4946, denominada Ley de Creación de Derecho de Propina a Trabajadores de Restaurantes, establece en su artículo 1 que “los trabajadores de restaurantes, bares y otros establecimientos análogos, tendrán derecho a propina cuando su servicio se preste en las mesas”.

Asimismo, el artículo 2 del Reglamento a dicha Ley establece:

Se cobrará propina en aquellos establecimientos comerciales en que se preste un servicio de mesas por parte de saloneros o trabajadores gastronómicos, tales como restaurantes, bares, sodas, cafés, pensiones, fondas, clubes, o cualquier otro local similar o análogo”.

Seguidamente, el artículo 3 establece:

“Se entenderá por salonero o trabajador gastronómico, a toda persona física que a cambio de un salario y en forma subordinada, preste sus servicios en la mesa de un restaurante, bar o cualquier establecimiento análogo y que ejecute, entre otras funciones, las siguientes: servir alimentos o bebidas a los clientes; hacerles sugerencias sobre la elección de los mismos; preparar las mesas, colocando los manteles, cubiertos, vasos, saleros y demás especies; presentar el menú y responder preguntas sobre el mismo; tomar el pedido u orden y servirlo; presentar la cuenta; y finalmente retirar la mesa”.

Finalmente. el artículo 4 del Reglamento define servicio de mesa, como “(…) el suplir alimentos y bebidas a los clientes en un restaurante, bar o establecimiento análogo, y que con carácter comercial se ejecuta a cargo de saloneros o trabajadores gastronómicos”.

Del análisis integral de dicha legislación se puede concluir que la venta que realicen restaurantes en productos para llevar no debería aplicar el 10% de impuesto servicio por cuanto no se está realizando el presupuesto de ley que activa el impuesto, cual es la prestación del servicio en las mesas.

En la práctica muchos patronos deciden repartir ese 10% entre todos los trabajadores involucrados en el proceso, tales como saloneros, cocineros, servidores, entre otros. Pero, eso es una práctica a lo interno de cada negocio.

La ley únicamente habla que la propina debería ser únicamente para el “salonero o trabajador gastronómico”, definiendo éste como aquel que atienda la mesa (artículo 3 del Reglamento ya citado)”.