Fui a un bar, me quejé del servicio y ahora me niegan la entrada, ¿dónde puedo reclamar?

Imagen ilustrativa.

La lectora Susana Fernández nos envió la siguiente consulta a raíz de una experiencia vivida en un bar. En párrafos posteriores la abogada Adriana Rojas, de la Asociación de Consumidores Libres, le brinda una respuesta.

“Fui al Bar Raíces (el cual se ubica 100 metros al oeste de Spoon, Los Yoses) hace aproximadamente cuatro o cinco meses y, luego de esperar mucho para ser atendida, me quejé de que estaban durando demasiado.

“Mucha gente dice lo mismo. Resulta que no usé ninguna palabra irrespetuosa, no insulté a nadie, no toqué a nadie, solamente les dije molesta que estaban durando demasiado y que se me había acabado la paciencia.

“Bueno, resulta que vuelvo cuatro meses después al bar y me sacaron por orden de la gerencia y, ahora, ya no me dejan entrar.

“Me parece que es discriminación al no existir una razón válida o de peso para no dejarme entrar más. También tengo testigos que estaban conmigo en ese momento y que vieron que no hubo violencia. ¿Qué puedo hacer? ¿Dónde me puedo quejar?”.

Respuesta:

La abogada de la Asociación de Consumidores Libres, Adriana Rojas, expresó que los encargados de un comercio pueden pedirle a alguien que se retire del negocio porque tal persona representa un peligro para la seguridad de este y de los demás consumidores.

Lo anterior se debe a que, si ocurriera una desgracia, al comercio le correspondería hacerse responsable e indemnizar a quienes sufran daños.

Sin embargo, la abogada considera que quejarse de un servicio no constituye un motivo válido para luego impedirle la entrada a un consumidor.

Por ello, explicó que la afectada puede acudir a la Dirección de Apoyo del Consumidor o, bien, interponer un recurso de amparo ante la Sala Constitucional.

Por otro lado, la abogada mencionó que existe jurisprudencia de la Sala Constitucional, basada en el artículo 33 de la Constitución Política, referente a situaciones en las que se ha gestado discriminación por la preferencia sexual de una persona, lo cual no es permitido.

Asimismo, dijo que otros casos de discriminación se dan cuando a una persona no vidente se le impide ingresar a un negocio con su perro guía, acto que está prohibido en la ley 7.600 y en su reglamento.