Tip de la semana: ¿Endeudado a más no poder? Conozca sus opciones

Los bancos del país ofrecen la opción de consolidar todas las deudas en una sola y obtener refinanciamiento. Imagen ilustrativa.

Ser asediado por acreedores, o tener un negocio que no da para pagar las deudas es acongojante e incluso puede generar serias depresiones.

Hace algunos meses a QuienPagaManda.com llegó el caso de una lectora que cayó en depresión ante la imposibilidad de pagar sus deudas. Para empeorar las cosas, dos negocios la acosaban a ella y a sus familiares exigiendo el pago del dinero.

Estos casos suceden con más frecuencia de lo que muchos imaginan, por lo que QuienPagaManda.com conversó con Gabriela Vargas, economista del Banco Bansol, para conocer qué opciones tienen quienes no pueden hacer frente a sus deudas.

Opción 1: Consolidar Deudas

La primera recomendación de Vargas es acudir a un banco para consolidar todas las deudas en una sola y obtener refinanciamiento.

El banco otorga un préstamo para pagar todas las deudas y en adelante, en lugar de tener acreedores en varios sitios y con diferentes condiciones, solo hay una deuda que se le paga a un solo acreedor.

Opción 2: Renegociar Deudas

Dependiendo de la situación, para algunas personas basta con solicitar al banco una mejoría de las condiciones del crédito, tales como aumentar el plazo de pago.

De acuerdo con la economista, esto le da oportunidad al deudor de pagar de acuerdo con sus posibilidades y ordenar sus finanzas personales

“Por ejemplo, si las cuotas que la persona está pagando en este momento son muy elevadas y no le alcanza para cubrirlas, podría buscar que se le ajuste un plazo mayor que baje la cuota”, comentó. Esto permitiría pagar cuotas dentro del presupuesto personal sin atrasarse en la deuda o tener malas referencias en el historial crediticio.

Opción 3: Crédito en Dólares

“(El deudor) también puede buscar un crédito en dólares. En este momento un crédito en dólares le exigiría una cuota menor que en colones y eso permitiría cumplir con los pagos”, expresó Vargas.

Pero, ¿no es mejor acudir a un crédito en dólares solo cuando se gana en esa moneda?

“Sí, lo ideal es que cuando usted gana en dólares se endeude en dólares y así no tiene ningún problema con el efecto del tipo de cambio. Sin embargo, en este momento, como hemos visto, el tipo de cambio se encuentra muy estable y muy bajo”, indicó la economista.

La economista Gabriela Vargas recomendó utilizar la tarjeta de crédito de manera responsable, pues los intereses que se generan son "muy caros". Foto: Banco Bansol.

Vale Más Prevenir…

En cualquiera de esos casos, la persona deberá pagar sus deudas hasta el final y, entre más meses tarde en hacerlo, más intereses pagará.

Por ello, la mejor medicina es evitar las deudas. Vargas comentó que las personas deben ser especialmente cautelosas cuando usan tarjetas de crédito como medio de financiamiento porque los intereses suelen ser “muy caros”.

“Las tarjetas pueden ser muy útiles y tienen beneficios adicionales como puntos, pero la idea es usarlas responsablemente, o sea, gastar solo lo que podemos pagar y pagar en las fechas (previstas) de contado. (En otras palabras) no endeudarnos con tarjetas”, agregó.

Ordénese

La experta recalcó que, para evitar endeudarse hasta el cuello, es preciso ser organizado, ordenado y priorizar los gastos.

“Un consejo es agarrar un papelito, un lápiz y hacer una lista de todos los gastos: la comida, la salida del fin de semana, el pago de la tarjeta, el pago de la hipoteca y cualquier otra deuda que se tenga”, añadió.

La lista permite ver si los ingresos alcanzan para cubrir todos los gastos y darle prioridad a aquellos gastos que son indispensables.

Vargas manifestó que, dentro de esa lista, debe incluirse un porcentaje del salario para ahorrar, aunque sea pequeño.

“Eso, en el futuro, les va a servir para financiar los gastos imprevistos o para planificar el viaje de fin de año o los regalos de Navidad (sin tener que endeudarse)”, dijo.

Además, el ahorro genera intereses, recordó Vargas, lo cual es otra razón para motivarse a ahorrar.