¿Cómo determinar que la “maría” de un taxi podría estar alterada y qué hacer?

Si un usuario considera que el taxímetro de un conductor podría estar alterado, puede denunciarlo ante la Aresep. Para ello, es importante que aporte el número de placa.

Por Joanna Nelson.

Si usted suele viajar en taxi o lo hace ocasionalmente, sea muy precavido y no quite su vista del taxímetro o “maría” para evitar que el conductor la altere y termine cobrándole más de lo debido.

Pero, ¿qué parámetros permiten indicar que la “maría” podría tener vicios?

“En el momento en el que el usuario vea que el taxímetro va muy rápido y que, al final, le generó una diferencia mayor del recorrido que habitualmente hace, debe sospechar”, advirtió Carolina Mora, vocera de la Autoridad Reguladora de Servicios Públicos (Aresep).

Por ejemplo, si siempre le cobran ¢3.000 por el recorrido, pero otro taxista le cobró ¢5.000 y se fue por el mismo lugar y se dieron las mismas circunstancias, ello es una señal de que algo no anda bien.

De acuerdo con Mora, este año se han presentado 14 denuncias relacionadas con cobros indebidos: diez de ellas tienen que ver con cobros mayores, tres se deben a que el conductor no puso la maría y una tiene que ver con que el taxista le cobró al usuario desde que este lo llamó por teléfono. Todas las denuncias se encuentran en trámite.

Una desagradable experiencia

La periodista Ximena Alfaro, de ADN Radio, narró a QuienPagaManda.com que hace más de un mes, tras abordar un taxi en Heredia hacia San José, sufrió una mala experiencia con un conductor, quien manipuló el taxímetro.

“Eran como las 9:30 p.m., iba para San José. Le dije al muchacho que me llevara a la Caja. Primero, iba manejando muy rápido y eso me asustó. Cuando íbamos por la pista, en una parte sola, sola, él tenía la maría en la parte de abajo por donde están las marchas. Yo, por lo general, me fijo cuánto va marcando, entonces vi que movió la mano, la metió por debajo e iba subiendo y subió hasta ¢8.500. Mi susto fue porque íbamos, si acaso, por la mitad del camino”, contó Alfaro.

Alfaro expresó que no le pudo decir al taxista que parara debido al lugar en el que se encontraban y porque, al tener el taxi los vidrios polarizados, sumado a la actitud del taxista, ello le generó desconfianza y temor. Además, necesitaba llegar pronto a su destino.

La comunicadora manifestó que el taxista le cobró ¢2.000 más de lo que paga usualmente al transitar por esa misma ruta.

Copiar siempre la placa

Alfaro lamentó no haber transcrito la placa del vehículo para interponer una denuncia.

Por esta razón, recomendó a los usuarios que, apenas se suban al taxi, copien el número de placa.

“Ahora, a pesar de que ande en carreras, reviso la placa, que el taxi pertenezca a una cooperativa, que no tenga vidrios polarizados, que el taxista genere confianza y seriedad y veo dónde está la maría, me da más confianza si está arriba”, añadió Alfaro.

Mora dijo que para interponer la denuncia ante la Aresep se requiere el número de placa, el cual se ubica a una esquina de la puerta del taxi.

“El usuario debe presentar una denuncia en la cual diga, por ejemplo: Yo abordé el taxi de este punto a este punto, a esta hora, habitualmente me cobran esto, noté actitud sospechosa del sujeto.

“El usuario siempre tiene derecho al reclamo: “Mire, yo siempre hago uso de este servicio y es la primera vez que la diferencia es de tanto. El taxímetro suyo me parece que está adulterado. Se ponen malcriadísimos al confrontarlos. No son la mayoría. Para eso se están actualizando las tarifas, ellos no deben cobrar más de lo que les toca”, enfatizó Mora.

Por su parte, Gilbert Ureña, vocero de la  Federación Nacional de Cooperativas de Taxis, aconsejó a los usuarios denunciar estas situaciones ante la Aresep.

Además, dijo que en las distintas cooperativas afiliadas a la Federación se pueden interponer denuncias y que cada una de ellas define cuál es la sanción disciplinaria en contra del conductor que incurra en esta práctica.

Ureña aclaró que este tipo de situaciones se dan mayormente con los taxistas que no están afiliados a la federación.

Tipos de alteraciones

Arturo Agüero, técnico en taxímetros y dueño de la Corporación Arsa Cinco Soles, explicó que existen talleres no autorizados que programan las “marías”.

Según Agüero, los talleres han ideado diferentes métodos: a veces se programa la “maría” con cuatro tarifas distintas, en otros casos el taxista oprime un botón para que la “maría” corra más rápido.

El botón puede ubicarse en el mismo taxímetro, en la perilla del radio o en la zona donde el conductor coloca sus pies. Además, hay taxistas que cuentan con un sistema portátil que le conectan a la “maría” para modificarla.

Agüero les recordó a los usuarios que, cuando el taxi está detenido, la maría debe ir aumentando ¢10 cada seis segundos. Entre tanto, cuando el carro avanza, debe variar ¢10 cada 15 metros.

“Los usuarios deben ponerse muy vivos, especialmente en el primer kilómetro”, recomendó.

Agüero también comentó que los taxistas deberían imprimir un recibo en el que se detalle el monto por pagar “donde debe indicarse las principales características descriptivas de los servicios suministrados por el taxímetro”, según lo establece el decreto 29658-MEIC.

Sin embargo, Agüero criticó que no todos los taxistas lo cumplen.