Del idioma original a los “odiosos” doblajes: ¿Pueden las cableras hacer esos cambios?

Recientemente, un lector nos envió la siguiente crítica relacionada con el tema. Más abajo el abogado Gabriel Zamora, de Zamora Baudrit Abogados, ofrece su criterio.

Imagen ilustrativa.

Por Mario A. Cerdas.

Cuando contraté el servicio básico de Cabletica, los canales “Cinecanal” y “Cinemax” ofrecían su programación de películas en inglés, con subtítulos en español.

Actualmente, estos dos canales fueron sustituidos por versiones en las cuales toda la programación se ofrece doblada al español, sin subtítulos y sin la opción de SAP (Second Audio Program) para poder verlas en inglés.

El problema con este cambio –a mi parecer- es que a muchos de los suscriptores: a) Les gusta ver la película en su idioma de origen; b) Veían estos canales para mejorar y ampliar su inglés; c) A quienes tienen problemas auditivos, se les privó de la opción del subtítulos  y; d) Nunca se informó de este cambio a los suscriptores, ni se adoptaron medidas compensatorias (el SAP hubiera sido la opción más lógica).

Esto ha ocurrido con los dos canales mencionados y con otros de televisión abierta de los Estados Unidos.

¿No constituye esto un rompimiento del contrato que se firmó con la empresa?

Es decir, mi persona (y miles de suscriptores más) celebramos un contrato con la empresa, el cual esta cambió arbitrariamente, sin aviso y sin compensación por la desmejora en la oferta.

Comentario del abogado Gabriel Zamora, de Zamora Baudrit Abogados:

“Este tema es interesante y yo lo sufro en carne propia; detesto los programas con doblaje al español. Coincido en que es una desmejora en la oferta y en el servicio de la cablera. Sin embargo, solo puede determinarse con certeza el incumplimiento contractual cuando una de las partes adquirió el compromiso de ejecutar una obligación y simplemente no la ejecutó. Habrá que demostrar que la empresa se comprometió en ofrecer permanentemente canales con programación sin doblaje. Si no hizo tal ofrecimiento, evidentemente no hay incumplimiento y, al no haber incumplimiento, no se presenta un motivo válido para que la contraparte (cliente) resuelva unilateralmente o por medio de autoridad competente dicho contrato. Aunque me uno a esos miles de quejosos que indica el lector”.