Tip de la semana: Consumidores tienen derecho de retractarse tras realizar compra a empresa fuera de su sede comercial

Cuando un consumidor compra un plan vacacional, fuera del establecimiento de la empresa que lo ofrece, puede ejercer el derecho de retracto.

Si usted realiza la compra de un bien o servicio fuera del establecimiento comercial o sede de la empresa que los vende (lo que se conoce como ventas a domicilio), tiene derecho de retractarse de esa adquisición y solicitar que le devuelvan su dinero.

El plazo para exigir la devolución es de ocho días hábiles luego de haberse dado la venta (sin contar días feriados ni fines de semana) y debe presentarse por escrito “ya sea al domicilio del vendedor, número de fax o correo electrónico establecido en la papelería o el contrato, dejando constancia del envío o entrega…”.

En los casos que proceden, el consumidor debe devolver el bien en perfecto estado, con sus accesorios, empaques y los elementos que poseía el producto al adquirirse.

Así lo regula la Ley de Promoción de la Competencia y Defensa Efectiva del Consumidor y su reglamento.

El ejercicio de este derecho es común en los casos de venta de planes vacacionales fuera de la sede de la empresa que los promociona.

Por ejemplo, en el 2007, una consumidora recibió una llamada en la que le indicaron que había ganado un premio que incluía el hospedaje en un hotel.  Para dárselo, la citaron en un hotel de la capital donde le ofrecieron un plan vacacional que aceptó.

La empresa le realizó un cobro de ¢728.000.

La consumidora ejerció su derecho de retracto en el plazo establecido y la empresa no le quiso devolver el dinero.

La mujer acudió a la Comisión Nacional del Consumidor que, en su voto 024-10, ordenó a la empresa a reintegrarle el dinero y, además, sancionó al establecimiento a pagar ¢2.689.000.

El derecho de retracto no se aplica cuando los bienes son “consumibles, perecederos o que no puedan ser luego revendidos, una vez que hayan sido instalados, usados o sacados de su empaque” o cuando estos fueron encargados a la medida y, al darse la comunicación de retracto, ya habían sido confeccionados.

En el caso de la venta de un servicio, “el retracto sólo procederá en el tanto éstos no se hubieren prestado efectivamente”, señala el artículo 83 del reglamento.