Clienta de McDonald’s externa molestia por espera de más de una hora en AutoMac

Por Lizbeth Leiva.

Imagen con propósitos ilustrativos.

El pasado 15 de abril, a las 9:35 p.m., ingresamos al autoservicio de McDonald’s, en Metrocentro de Cartago, con la idea de obtener los alimentos de una forma rápida y sin bajarnos del automóvil.

Creo que esa es la razón de ser de un autoservicio. Sin embargo, por razones desconocidas, duramos más de una hora para que se entregara nuestro pedido.

Al consultársele a la empleada que estaba en la ventanilla de pago sobre el pésimo servicio, se limitó a cerrar dicha ventana e ignoró las consultas de los clientes.

Las demás personas en la fila tocábamos los pitos de los carros para llamar la atención del personal del restaurante, pero nadie se hizo presente.

Al final, una hora y quince minutos después, nos entregaron la orden.

Lo único que indicaron fue que había una persona ebria bloqueando el paso.

Lamentablemente, no es la primera oportunidad en que tardo más de 45 minutos en este AutoMac, pero, sin duda, fue la última