“No vale la pena ser miembro de Villas Nacazcol”, alega consumidora

Por Daniela Segura.

Imagen con fines ilustrativos.

De verdad, no vale la pena ser miembro del Hotel & Villas Nacazcol.

Las dos veces anteriores que he venido me toca una villa pequeña o, incluso, una habitación de hotel en lugar de una villa para ocho personas, que es a lo que se está suscrito en el contrato.

En ningún momento, ni cuando lo he solicitado, se me ha compensado por tener que utilizar un lugar más pequeño o sin las mismas características de la villa de ocho.

Además, el 30 de marzo que tuvimos un incidente, la recepcionista ni siquiera quiso ofrecerme una disculpa por la inconveniencia. De hecho, se negó abiertamente a hacerlo.

Da pena ajena ver cómo los colaboradores y empresas siguen tratando a los clientes como mendigos cuando, con tanta competencia, siempre se puede buscar un lugar mejor donde conseguir atención al cliente respetuosa, amena y empática. En otras palabras, una compañía y talento humano a quienes darles el dinero.

Desde este momento y, hasta que me aburra de hacerlo, voy a utilizar el boca a boca y las redes sociales para dar a conocer el pésimo servicio al cliente que he recibido.

Una disculpa en servicio al cliente es esencial y crea lealtad. La ausencia de una, acarrea siempre el efecto contrario.