Dormir en un colchón inflable porque en Importadora Monge no pudieron armar cama comprada

Por Haze Muñoz C.

Foto: Carlos J. de Pedro Jiménez. Imagen ilustrativa.

¡Qué horrible experiencia!

Compré una cama y al contado en Importadora Monge y tardaron casi una semana en entregarla.

Vinieron a dejarla, finalmente, a las 9:00 p.m., después de mil advertencias de que no podía pasar un día más y de que solamente la aceptaría si se encargaban de armarla.

Enviaron la cama con personas que no llevaban instrucciones ni herramientas.

Intentaron instalarla y no pudieron, por lo que, obviamente, tuvieron que empacarla de nuevo y volvérsela a llevar.

Es increíble, no sé si será solamente la tienda de la Avenida Central, pero en lo que a mí concierne no vuelvo a comprar nada en ese lugar.

Ahora, para que me devuelvan mi dinero tendré que ir de nuevo a firmar una autorización.

¿Y todo el tiempo perdido, los colerones y las noches durmiendo en un colchón inflable quién me los paga?