Tip de la semana: El menú de los restaurantes debe contener el precio final de las comidas, lo cual incluye sus impuestos

Imagen ilustrativa. El conocer el precio final de un bien o servicio forma parte del derecho de información que tienen los consumidores, el cual está resguardado en el artículo 46 de la Constitución Política.

Los restaurantes están obligados a incorporar en su menú el precio final de los alimentos y bebidas que venden.

De esta manera, el impuesto de ventas y de servicio debe ir contenido en el precio.

Tome en cuenta este elemento, ya sea como consumidor, pues es su derecho, o como propietario de un restaurante para protegerse de denuncias y eventuales sanciones.

Este requisito forma parte del derecho de información que tienen los consumidores, el cual está protegido en el artículo 46 de la Constitución Política.

El artículo 34, inciso b, de la Ley de Promoción de la Competencia y Defensa Efectiva del Consumidor expresa, dentro de las obligaciones del comerciante para con el consumidor:

Informar suficientemente al consumidor, en español y de manera clara y veraz, acerca de los elementos que incidan en forma directa sobre su decisión de consumo. Debe enterarlo de la naturaleza, la composición, el contenido, el peso, cuando corresponda, las características de los bienes y servicios, el precio de contado…”.

Por su parte, el artículo 46 del reglamento a dicha ley, al referirse a los precios, indica que “los precios de los bienes y servicios deberán estar indicados de manera que no quede duda del monto final incluyendo todos los impuestos, las cargas, o comisiones cuando correspondan”.

Igualmente, el artículo 47 de ese mismo reglamento estipula que “los servicios comerciales deben exhibir sus precios de manera llamativa y fácilmente visibles, mediante listas, carteles, menús u otros”.

En el 2010, la Asociación de Consumidores de Costa Rica denunció a un restaurante que no incluía en el precio de los alimentos que vendía el impuesto de servicio.

Aunque tal restaurante le aclaraba al consumidor la no inclusión de tal impuesto en el precio final, la Comisión Nacional del Consumidor -en su voto 574-10– sancionó al establecimiento a pagar ¢1.495.500 por esta omisión.

“Si bien es cierto, en el menú aportado por el mismo denunciado, la empresa informaba a los consumidores que los precios del menú no incluían los respectivos impuestos de servicio, es necesario aclarar sin embargo, que la información aquí discutida debe ser en todo momento completa y real, en el sentido que no deje espacios para la duda, máxime que esta información será la que determine la voluntad de consumo de los consumidores, y en este orden de ideas, cabe indicar además que el precio constituye un elemento esencial de la venta, puesto que el mismo debe ser conocido completamente por el comprador, a la vez debe ser informado de previo a la venta para evitar eventuales contrastes a la hora de determinar el precio total a pagar”, señala la resolución de la Comisión.