Guachimanes obligados a registrarse ante el Ministerio de Seguridad

Consumidores pueden llamar a la policía si “cuida carros” no se ha registrado.

Hay 477 “cuida carros” registrados, solo se han presentado dos denuncias.

Por Joanna Nelson.

Foto: Michal Zacharzewski. Imagen con fines ilustrativos.

Esto es lo que suele ocurrir: El conductor parquea. Un guachimán se le acerca (“¿Le cuido el carro, jefe?” o le exige pagar un monto).  El conductor acepta por temor de que el guachimán dañe el vehículo para desquitarse.

Esto es lo que debería ocurrir: El conductor parquea. Un guachimán se le acerca. El conductor le pide identificarse con el carné de “cuida carros” del Ministerio de Seguridad Pública y, si no lo tiene, llama a la policía para removerlo de esa calle.

Contrario a lo que se cree, esta actividad está regulada por la Ley de Regulación de los Servicios de Seguridad Privados (2003) y su reglamento (2006), y actualmente hay 477 “vigilantes independientes” registrados.

Policía puede removerlos

“La ley prevé la posibilidad de que existan agentes independientes de seguridad, que es donde calzan estos agentes que cuidan carros. Ellos deben cumplir una serie de requisitos: Estar inscritos, tener mínimo sexto grado, identificarse, tener el carné”, informó Andrés Olsen, jefe de la Dirección de Servicios de Seguridad Privada del Ministerio de Seguridad.

De acuerdo con Olsen, los que no están registrados no pueden hacer ese trabajo y los consumidores pueden llamar a la policía si alguno se niega a identificarse.

El artículo 52 de dicha Ley establece que “quien brinde alguno de los servicios regulados en esta Ley sin contar con autorización o cuando esta se encuentre vencida, será sancionado con pena de diez a treinta días multa (si no tiene dinero, debe hacer trabajo comunal o cumplir con días de prisión)”.

Aunque esta regulación es un avance, no soluciona el problema que múltiples lectores describen a Quienpagamanda.com.

Represalias

Para José Guzmán esos cobros son prácticamente un “chantaje”, pues los conductores pagan para evitar represalias de los mismos “cuida carros”.

“Ningún guachimán va a poner el pecho para que a alguien no le roben el carro”, comentó.

Yess Trujillo Madrigal contó que fue con su esposo a un evento de arte en La Sabana y se negaron a pagar por adelantado, como el guachimán pretendía.

Al regreso, encontraron que el vehículo había sido rayado y creen que fue el guachimán.

“Molestia es que te impongan una tarifa, si no dan compromiso de ningún tipo, ni uno lo está buscando. La calle es libre, ¡que cólera!”, lamentó Trujillo.

Hazel Novo recordó que en los alrededores de la antigua fábrica Levi’s, en Cartago, los “cuida carros” pusieron una tarifa de ¢2.000 y se enojaban cuando alguien se negaba a pagarla.

Para Lourdes Mora es un asunto de impuestos. “No tienen derecho a cobrar por el uso de un espacio público. No pagan ni un colón de impuestos y, yo, que sí pago mis impuestos, tras de todo me veo amenazada por ellos si no les pago lo que exigen”, comentó.

Bismarck Flores, un “cuida carros” que opera en San Pedro de Montes de Oca, reconoce que hay guachimanes que tienen malos comportamientos, los cuales ensucian la imagen de los que sí hacen bien su trabajo (Lea la nota Los “guachimanes” dan su versión).

“Hay gente que viene a veces a cuidar y, si la gente los ve fumando piedra, se van, se asustan. Crean una mala imagen”, expresó Flores.

Ovidio Mejías, guachimán de esa misma zona, estima que es “ilógico” que los cuida carros cobren una tarifa fija, pues están en una vía pública.

Multas y cárcel

Olsen, del Ministerio de Seguridad Pública, coincidió en que la situación es “muy grave” pero aclaró que, incluso si los “cuida carros” están debidamente registrados, no pueden imponer precios. Los consumidores solo deben pagar lo que ambas partes acuerden.

Con respecto a las amenazas o daños, Olsen explicó que se trata de delitos tipificados en el Código Penal y deben ser denunciados. Sin embargo, son pocos los consumidores que se deciden a denunciar.

Según datos oficiales, en el 2011 tan solo hubo dos denuncias contra “cuida carros”.

“Es cierto que puede ser un trámite engorroso el tener que ir a declarar a un juzgado, pero es parte de hacer valer sus derechos como consumidor y esa cuestión cultural tenemos que cambiarla en nuestro país. (El no denunciar) fomenta la impunidad”, dijo Olsen.

“Mañana ya no van a rayar carros. Van a romper cristales”, subrayó.

Aceptar la realidad

El ministro de Seguridad Pública, Mario Zamora, está de acuerdo con los consumidores que creen que la actividad no debería existir, pero comentó que en este momento es la realidad del país.

Por esa razón, el Ministerio apoya un proyecto de ley –Ley de Creación del Registro de Cuidadores y Vigilantes Informales de Automotores Estacionados en las Vías Públicas-, propuesto por el diputado de Restauración Nacional Carlos Avendaño.

“El proyecto del diputado Avendaño viene a complementar la ley actual en la medida en que se define el espacio territorial en que se va a prestar el servicio y se define a la persona que lo va a hacer”, dijo Zamora. (Lea aquí la entrevista con el legislador).

“Desearíamos que esto fuera un monopolio a cargo de los municipios donde, a través de los parquímetros o de los sistemas parquimetristas, sea regulado. Sin embargo, tenemos que aceptar la realidad que está fijada al día de hoy, que estipula que el fenómeno existe”, dijo Zamora.

Denuncias:

Si el “cuida carros” no se identifica ni está registrado, el afectado puede llamar a la policía, según indicó Andrés Olsen, jefe de la Dirección de Servicios de Seguridad Privada del Ministerio de Seguridad.

Para denunciar a un “cuida carros” registrado, que incurre en una infracción, puede acudir al Departamento de Inspecciones de la Dirección de Servicios de Seguridad Privados, según lo establece el artículo 6 del Reglamento a la Ley de Servicios de Seguridad Privados. El teléfono es 2586-4516.

El teléfono de la Dirección es: 2586-4551.

Lea más sobre este tema:

Carlos Avendaño, diputado: “La situación se presta para extorsiones”

Los “guachimanes” dan su versión