Tip de la semana: ¿Qué es la publicidad engañosa y cómo detectarla?

Foto: Stuart Bell. Imagen ilustrativa. La publicidad debe ser veraz y no debe inducir a error o confusión a los consumidores.

El anuncio del precio de un producto sin que incluya sus impuestos, el uso de letra muy pequeña o ilegible para que no sea percibida por el consumidor, el recurrir a exageraciones sobre un producto dándole un carácter milagroso (que no posee) u omitir datos relevantes de él, son algunos ejemplos de publicidad engañosa.

Cynthia Zapata, directora ejecutiva de la Dirección de Apoyo al Consumidor del Ministerio de Economía, Industria y Comercio, definió a la publicidad engañosa como “toda aquella información dirigida a un consumidor final para invitarlo a adquirir un bien o un servicio y que no se ajusta a la realidad”.

Según Zapata, no todo califica como publicidad engañosa y hay ciertos aspectos que sí se pueden manejar dentro de la publicidad.

“Pero, hay un límite luego del cual el uso de exageraciones, de hipérboles, hace que caigamos en un tema de publicidad engañosa.

“¿Cuál es ese límite? Para ofrecer, para promocionar o para publicitar bienes o servicios toda esta información debe ir de acuerdo con la naturaleza del bien o servicio, con las características, con las condiciones, con el contenido, con el peso o con el precio final, todo esto tiene que concordar. Si algunas de las condiciones (que se anuncian) no me concuerdan, entonces podemos decir que estamos en presencia de publicidad engañosa”, manifestó Zapata.

La directora agregó que otro límite que establece la legislación nacional es que la forma en la que las empresas publiciten “no puede prestarse a confusión, error o engaño al consumidor”.

“Cuando yo digo la verdad pero, aún así, no la digo de un modo claro, de alguna manera podría prestarse a un tema de error o engaño, como cuando se usa letrita muy pequeña, que no se lee, como cuando utilizo un precio y (luego) le pongo más impuestos, entonces, no estoy dando un precio final. Ese tipo de cuestiones, que son verdades a medias, se consideran faltas en la publicidad”.

Según la experta, las empresas deben estar en la capacidad de demostrar que su producto tiene las características que afirman, en caso de que lo anuncien como superior a otros.

Situación en el país

Para Zapata en el país todavía se dan casos de este tipo, pero “hemos ido mejorando”.

“Han ido aprendiendo (los anunciantes y agencias de publicidad) a vender sus productos con publicidad atractiva, pero que brinde información al consumidor. Hay algunas que no. En algunos casos es por desconocimiento y en otros es, por decirlo de una forma, doloso, con muchas ganas de hacer publicidad poco seria, pero son los menos”, expresó.

Zapata dijo que desde su oficina previenen a los anunciantes para que corrijan la información confusa o engañosa de inmediato y que no se pretende tanto sancionar, pues la sanción vendría después de que la publicidad “dañó a una masa de consumidores o desencantó a los consumidores”.

Si usted considera que un anuncio o publicidad podría calificar como engañosa, puede plantear su queja llamando a 800- CONSUMO y allí se encargarán de analizar el contenido publicitario y contactar al anunciante, de ser preciso.

Los temas que conoce la Comisión Nacional del Consumidor son los relacionados con bienes y servicios, excepto todos aquellos que tengan una regulación específica como telecomunicaciones (regulados por la Superintendencia de Telecomunicaciones), servicios públicos (regulados por la Autoridad Reguladora de Servicios Públicos), servicios financieros (que son regulados por la Superintendencia General de Entidades Financieras), seguros (Superintendencia de Seguros). La Comisión tampoco analiza temas de valores ni de pensiones.

“Los servicios específicamente regulados nosotros no los vemos, porque ya tienen una entidad especializada en ese tipo de servicio. El resto de bienes y servicios, por una competencia residual, vamos a decirlo así, los estaríamos abarcando nosotros y para todos esos servicios residuales existe el decreto 36234-MEIC, que tiene una sección completa de regulación de la publicidad”, concluyó la directora.

Legislación:

Artículo 32 de la Ley de Promoción de la Competencia y Defensa Efectiva del Consumidor, Ley No. 7472. El artículo se refiere a los derechos del consumidor.

Inciso e)

La protección administrativa y judicial contra la publicidad engañosa, las prácticas y las cláusulas abusivas, así como los métodos comerciales desleales o que restrinjan la libre elección

Artículo 65 del reglamento de la Ley de Promoción de la Competencia y Defensa Efectiva del Consumidor, Ley No. 7472.

Inciso c)

“La publicidad no deberá ser encubierta, denigratoria, falsa o abusiva, ni podrá contener ninguna manifestación o presentación visual que directa o indirectamente, por afirmación, omisión, ambigüedad o exageración, pueda razonablemente llevar a confusión al consumidor, teniendo presente la naturaleza y características de los bienes o servicios anunciados, así como el público a quien va dirigido el mensaje, y el medio a utilizar.

Lo invitamos a escuchar el siguiente audio, donde Zapata explica detalladamente qué es la publicidad engañosa.