Participante de juego organizado por la Junta de Protección Social alega haber sido discriminado al intentar cambiar premio en puesto autorizado

Por Carlos Eduardo Aguilar Mecena

Ayer tuve un problema que se dio en el puesto de venta autorizado (por la Junta de Protección Social para venta de lotería) de la Gran Vía en San José.

Después de hacer una fila de más de media hora, el señor que me atendió se negó a cambiarme el premio que gané en el Progol (juego organizado por la Junta) del fin de semana pasado, pues dijo que no lo había comprado en ese puesto y que debía ir donde lo compré.

Dicha práctica no está contemplada en los reglamentos de Progol y, a la vez, no me parece justo que se le llame “puesto autorizado” al que discrimina por no haber adquirido la lotería en su puesto.

Después de dicho inconveniente, llamé al departamento de servicio al cliente de la Junta de Protección Social, donde la persona que me atendió me indicó que los puestos autorizados sí pueden cambiar mi premio, pero que es una práctica común que no le cambien premios a quienes no adquirieron el Progol con ellos.

Esta es una situación discriminatoria, que a la vez parece ser conocida por la Junta y, de paso, no corregida.

Por este motivo, solicité contactar a alguien que me ayudara y me transfirieron a la proveeduría de servicios y allí, simple y sencillamente, contestaron e inmediatamente colgaron el teléfono.

Me siento sumamente frustrado y decepcionado por la mala calidad de servicio que recibí tanto del puesto, como de la Junta en sus canales de “servicio al cliente y proveeduría de servicios”.