Consumidores sufren sustracción de carro o de pertenencias en comercios y estos se “lavan las manos”

Imagen ilustrativa.

Eludir la responsabilidad o decir que se va a solucionar el asunto, pero luego cruzarse de brazos. Esta ha sido la actitud de algunos negocios cuando el carro de un consumidor o parte de sus pertenencias han sido sustraídas del parqueo de un centro comercial o de un supermercado.

Luis Urrea contó que el 3 enero de este año le robaron el carro en el parqueo de Palí, en Paseo Colón.

Según Urrea, el oficial de seguridad del parqueo le informó que estaba en su hora de café y que no vio nada. Asimismo, el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) le indicó que no había cámaras de seguridad en el sitio.

“El 3 de febrero, servicio al cliente de Walmart me informó que no me van a indemnizar ni un colón debido a que resolvieron que no se podía probar que se habían robado el carro del parqueo de Palí”, lamentó Urrea.

Por su parte, Esteban Alpízar manifestó que el 7 de febrero fue al Centro Comercial de Guadalupe y, cuando regresó a su vehículo, halló la ventana quebrada y se percató de que algunas pertenencias fueron sustraídas.

“El oficial de seguridad de dicho lugar estaba a menos de 25 metros y, cuando le expuse la situación, me indicó: ‘No sé, la verdad, pero aquí estaba yo’.  Posteriormente, hablé con el supervisor y la respuesta fue similar”, dijo Alpízar.

Alpízar expresó que “por cosas de la vida iba pasando una patrulla de la Fuerza Pública y me hicieron una nota con todo lo sucedido”.

Otro caso es el de Francisco Durán a quien, en el Más x Menos de Santo Domingo de Heredia, le sustrajeron de su vehículo un bolso de computadora con documentos personales y de su oficina, además de otros artículos.

Él reportó la situación en el supermercado y puso la denuncia en el OIJ y, tras llamar y mandar varios correos por tres meses, en Walmart no le han dado una solución satisfactoria, pues le dicen que le van a resolver, pero no lo hacen.

Procedimiento

Cuando se da una situación de este tipo, el jurista Gabriel Zamora, de Zamora Baudrit Abogados, recomendó que lo primero que hay que hacer, es avisar verbalmente al encargado del parqueo, así como a la empresa de seguridad del negocio o a algún representante de ella.

Zamora aconseja que, preferiblemente, el aviso se haga con testigos y sería ideal que un notario de confianza pueda asistir al sitio para levantar un acta.

Luego, se debe interponer la denuncia ante el OIJ.

Posterior a ello, Zamora manifiesta que se debe enviar por escrito una solicitud al administrador del establecimiento, junto con la copia de la denuncia interpuesta en el OIJ, para que el comercio indemnice al afectado por los daños causados.

El abogado dijo que en esa nota se le debe establecer un plazo al comercio para que conteste.

Zamora subrayó que este procedimiento debe realizarse ojalá el mismo día o en las próximas 24 horas tras la sustracción.

Si el negocio ignora la solicitud del consumidor, se puede recurrir a la vía judicial. La persona tiene un plazo de cuatro años para presentar la denuncia, de acuerdo con el artículo 968 del Código de Comercio y según ha sentenciado la Sala Primera.

Responsabilidad objetiva

Este tipo de circunstancias están cubiertas por la responsabilidad objetiva que tiene el comerciante. Quizás usted ha escuchado ese término legal. Pero, ¿qué es?

Zamora explicó que la responsabilidad objetiva significa que hay una obligación del comerciante o del proveedor en reparar al consumidor por el daño causado, independientemente de si hubo culpa o intención por parte de ese comerciante.

Esto se debe a que cuando una persona establece un negocio u ofrece un servicio, asume un riesgo.

Según el abogado, esta responsabilidad se gesta en relaciones de consumo entre el comerciante y el consumidor y no tiene que haber un contrato de por medio, es decir, no tiene que haberse dado una compra o venta.

Por ejemplo, si usted fue al supermercado, pero no compró nada o si el parqueo era gratuito y le robaron su carro del sitio, el comercio igual debe responder.

Tiene que probarse el daño (sustracción de vehículo, por ejemplo) y ese daño -personal o patrimonial- debe haberse originado de la relación de consumo (la persona fue al supermercado y lo dejó en el parqueo del negocio).

Fundamento legal de la responsabilidad objetiva:

“El productor, el proveedor y el comerciante deben responder concurrente e independientemente de la existencia de culpa, si el consumidor resulta perjudicado por razón del bien o el servicio, de informaciones inadecuadas o insuficientes sobre ellos o de su utilización y riesgos. Sólo se libera quien demuestre que ha sido ajeno al daño. Los representantes legales de los establecimientos mercantiles o, en su caso, los encargados del negocio son responsables por los actos o los hechos propios o por los de sus dependientes o auxiliares. Los técnicos, los encargados de la elaboración y el control responden solidariamente, cuando así corresponda, por las violaciones a esta Ley en perjuicio del consumidor”. (Artículo 35 de la Ley de Promoción de la Competencia y Defensa Efectiva del Consumidor).

Para tomar en cuenta:

– No le haga caso a los rótulos donde los negocios se eximen de responsabilidad por posibles sustracciones, ese tipo de rotulación no es conforme a Derecho.

– Aunque el parqueo del negocio sea gratuito y se dé una sustracción, el negocio debe responder.

– No es válido que el comercio le quiera achacar la totalidad de la responsabilidad a la empresa de seguridad. Ambas empresas son responsables.

– No importa si usted realizó una compra o no en el negocio cuando se dio la sustracción. La responsabilidad del comercio de indemnizar, persiste.

Fuente: Abogado Gabriel Zamora, 2012.