Tip de la semana: Si realiza compras por Internet, tome algunas precauciones

Al realizar compras en línea use el sentido común. Desconfíe de los sitios que ofrecen precios demasiado bajos. Imagen con fines ilustrativos.

Internet se ha convertido en un instrumento cada vez más popular para realizar compras.

Sitios como PayPal, Amazon, eBay y otros son muy utilizados por los consumidores.

Sin embargo, es importante tomar algunas precauciones al efectuar sus compras. 

En primer lugar, visite espacios web que sean seguros. Pero, ¿cómo saber qué sitios lo son? El Ministerio de Economía recomienda revisar que la dirección por medio de la cual va a realizar la compra cuente con una “s” después de las letras “http”, es decir, generalmente los sitios confiables inician con “https” (significa protocolo seguro de transferencia de hipertexto).

Según el sitio web Privacy Rights Clearinghouse,  existe otra forma de darse cuenta si el sitio es fiable y es buscar un candado que se halla al pie de la página. Si tal candado está abierto, el sitio no es seguro.

Empero, esto no es suficiente, se recomienda leer con detenimiento las políticas de privacidad de la empresa a través de la cual está adquiriendo el producto.

Asimismo, se aconseja tener instalado en la computadora un buen antivirus y emplear lo que se conoce como firewall o cortafuegos, con el fin de impedir accesos no autorizados.

El Centro Europeo del Consumidor en España sugiere guardar siempre copias de sus transacciones, de las cuales generalmente se envía información a su correo electrónico. Si es posible, para mayor seguridad, imprímala y guárdela.

Además, este Centro plantea el dar la menor cantidad posible de información sobre su persona al llenar los formularios, para evitar que luego le envíen correo basura o spam.

Es preferible que investigue si la página en la que va a realizar la adquisición tiene una buena reputación.

Además, lea bien los términos y condiciones que establece la empresa en caso de que hubiera algún atraso o de cómo se le compensaría si el producto no llegara a sus manos.

Por último, pero no menos importante, use el sentido común. Desconfíe si los precios que se anuncian son muy bajos o si se publicitan ofertas que resultan increíbles.