Involucrados en cuadrangular de fútbol cancelada ponen excusas para no devolver dinero a consumidor

Por Keyner Araya.

Este es uno de los comprobantes de pago, por la compra de entradas que hizo el consumidor.

A mediados de año (en el 2011), se iba a realizar una cuadrangular internacional de fútbol entre Saprissa, Alajuela y dos equipos extranjeros.

Pero, al final, la actividad se canceló y se procedió a la devolución de los dineros. Sin embargo, el emisor de la tarjeta de crédito que utilicé (Banco Popular) hasta este momento sigue poniendo “peros”, solicitando una carta de parte de la empresa organizadora, la cual no dio ningún dato para contactarlos y, aunque conseguí un correo de esa empresa, nunca tuve respuesta.

Por parte de SpecialTicket.net, quienes fueron los que me vendieron la entrada cobrándome el cargo por servicio y el valor de esta, me dicen que ellos no tienen nada que ver en el asunto, que ya los organizadores dijeron que los emisores debían devolver el dinero.

Entonces, en este momento me tienen dando vueltas. Me gustaría que me guiaran en el proceso y qué debo conseguir y a quién pedírselo, ya que presenté las impresiones de los pagos realizados y al parecer no fue suficiente.

La suma asciende aproximadamente a los ¢150.000, de los cuales hasta cobraron intereses en el banco por realizar esa compra, aunque al final la compra se cancelara.

Criterio jurídico del abogado Gabriel Zamora, de la firma Datalegal:

Según los elementos brindados por el lector, el sujeto al que se le debe responsabilizar por la devolución del dinero producto de esta transacción es a SpecialTicket.net. Desde una perspectiva jurídica, es clara la formación de un negocio jurídico bilateral (contrato) entre el titular de la tarjeta como medio de pago (sujeto receptor de la oferta) y el sujeto que presenta la oferta.

La oferta vendría siendo “el servicio de emisión y distribución de entradas”, tal y como anuncia en su sitio web.

Una vez que la oferta de este servicio es aceptada, queda perfecto el contrato entre las partes.

Si la oferta del objeto contractual está viciada (imperfecta o irregular), el contrato debe ser judicialmente declarado como nulo, facultando a la parte afectada a ser restituida al mismo estado en que se hallaría como si el contrato nunca se hubiese efectuado; lo que significa que el oferente debe indemnizar al afectado con la devolución del dinero y el perjuicio (intereses cobrados por parte del emisor de la tarjeta).

Lo anterior de conformidad con los artículos 844 y 1045 del Código Civil.

Aclaro que la opinión emitida es basada en el testimonio del lector, ignorando si entre el oferente y él ha existido algún acuerdo en cuyo contenido se haya establecido alguna cláusula de eximente de responsabilidad en caso de incumplimiento de un tercero.