Consumidor externa descontento, pues en taller solo le arreglaron uno de los tres DVD que llevó a reparar

Por Gilberto Mata.

Ilustración: Tomada del sitio http://www.sxc.hu.

Hace varias semanas llevé a reparar tres reproductores de DVD al Taller de Servicio Romano, en La Uruca.

En ese lugar cobran ¢12.000 solamente por la revisión de cada artículo. 

Tras informarme por teléfono del tipo de daño que tenían y autorizar su reparación, se me dijo que fuera a recogerlos -ya reparados- días después.

El 4 de enero, cuando finalmente pude ir por ellos, constaté que solo repararon uno de ellos.

Ellos aducen que los otros dos presentaron fallas en su proceso de arreglo y que no consiguieron la pieza de uno de ellos.

Pero, de esto no me informaron prácticamente en todo el mes de diciembre.

Estando ahí escuché que les daban la misma excusa a dos clientes que llamaron por teléfono, por lo cual desconfío de este sitio.

Les pregunté que por qué no habían reparado los aparatos y por qué no me habían avisado, pero solo excusas me dieron.

Esto es un pésimo servicio.