Tras hacer fila “interminable” para pago en Servimás, a usuario le dijeron que no aceptaban tarjetas

Por Marco Torres.

Ilustración. Tomada del sitio http://www.sxc.hu

No sé si lo que voy a contar solamente sucede en el Servimás de Coronado. 

Quizá sea solo “Murphy”, que se encarga de que me pase a mí, pero siempre que voy a hacer algún trámite, pago o consulta a este lugar, hay que hacer una fila increíblemente larga.

Ahora, el problema no es siempre la fila (gracias a Dios se pueden pagar muchas cosas por Internet), sino el hecho de que, al llegar este diciembre a pagar el marchamo, tuve que hacer las colas enormes de siempre para que, al arribar a la caja, me dijeran que no podía pagar con ninguna tarjeta del banco.

Me indicaron que tenía que ir a sacar el dinero de un ATH porque no aceptaban ninguna tarjeta.

A esto le tuve que sumar que el tipo que me atendió ya había hecho el trámite en la aplicación del INS y había impreso mi marchamo, sin consultarme primero si tenía otro método de pago.

Cuando le dije que no tenía efectivo, me dijo que fuera a sacarlo. ¿Dónde? No sé, porque el cajero del BCR de Coronado nunca tiene efectivo los fin de mes.

Pero no bastó con eso: retuvo mi cédula y me dijo que no me la iba a dar hasta que regresara con el dinero, viéndome la cara de ladrón cuando el incompetente que no averiguó, ni preguntó por el método de pago fue él.

Después de horas haciendo fila en el cajero de Coronado, en el de San Antonio y, al final, en el del Mall Don Pancho, logré sacar el efectivo e ir a pagar.

Cuando llegué, el cajero no tuvo ni la decencia ni la amabilidad de explicarle al cliente que estaba de primero en la fila por qué yo pasaba antes.

Tuve que sacar la cara de vergüenza y explicarle lo que él había hecho, para que me dejara pasar a retirar mi cédula.

Creo que si no quieren trabajar con el BCR o con el banco que sea, lo menos que pueden hacer es poner un papel con la notificación que dice que no aceptan tarjetas ni pagos del BCR o MasterCard o la que sea.

El poner ese rótulo habría evitado que las personas hagan la fila interminable que siempre hay y que, al final, tuvieran que hacerla doble.