Lea los detalles de la ley de impuesto a las sociedades

Por Luis Javier Porras (contador y especialista en impuestos).

Foto: Keith Syvinski. Imagen ilustrativa. El atraso en el pago de este impuesto genera intereses del 13.30% anual.

El pasado 27 de diciembre fue publicada, en el Alcance Digital 111-A de La Gaceta, la Ley 9024 (Impuesto a las Personas Jurídicas).

Esta estableció un impuesto a las sociedades inscritas en el Registro Nacional, equivalente a 50% de un Salario Base (SB)*, es decir, ¢180.000 (aproximadamente $350).

Para el caso de sociedades inscritas como inactivas en Hacienda será un 25% del SB, es decir, ¢90.000 (aproximadamente $175).

Dado que para este año el impuesto no estará vigente por la totalidad del período (entra a regir a partir de 1 de abril de este año), el impuesto por pagar se verá reducido en la misma proporción.

De esta manera, la tarifa para el año 2012 será de ¢135.000 para sociedades activas y de ¢67.500 para sociedades inactivas y deberá ser cancelado directamente mediante los formularios, los medios, la forma y las condiciones establecidos al efecto por el Registro Nacional, a partir del 1 de abril y hasta el 30 de abril 2012.

Ya para el año 2013 y siguientes, el impuesto deberá cancelarse durante el mes de enero.

Mediante transitorio, la ley establece una exención por una única vez del impuesto de traspaso sobre bienes muebles e inmuebles, así como timbres y derechos registrales en aquellos casos de sociedades que hayan estado inactivas ante Hacienda por al menos 24 meses previo a la vigencia de la ley.

Esta exención aplicará durante los primeros seis meses a partir de la vigencia de la ley (es decir, hasta 30 de setiembre del 2012).

Lo anterior es muy importante que el lector lo tenga presente por cuanto es muy común en nuestro país tener el vehículo o la casa a nombre de una sociedad.

Si se quiere evitar el pago de este impuesto, la ley le da la posibilidad de inscribir, ya sea el vehículo o la casa, a nombre de la persona física y para ello no tendrá que pagar los impuestos de traspaso correspondientes  (aproximadamente 1,5% traspaso de propiedades y 2,5% vehículos).

Es importante mencionar que el atraso en el pago de este impuesto genera intereses del 13.30% anual, mora de un 1% por mes o fracción y, ante requerimiento del Registro, podría aplicarle una sanción equivalente al 25% del impuesto dejado de pagar.

Asimismo, el Registro Nacional no podrá emitir certificaciones de personería jurídica ni inscribir ningún documento a favor de los contribuyentes de este impuesto que no se encuentren al día en su pago.

Finalmente, el no pago del impuesto establecido en la presente ley por tres períodos consecutivos será causal de disolución de la sociedad.

* Para el año 2012, un salario base es equivalente a ¢360.000.