Paciente se queja de haber recibido una mala atención odontológica en la Fundación Salud Sin Fronteras

Foto: Nicholas Sales. Imagen ilustrativa.

Por Tatiana Granados.

Hace una semana pensaba que la Fundación Salud Sin Fronteras era una clínica seria y que se esmeraba por dar el mejor servicio a sus pacientes.

Visité al dentista en horas de la tarde, mi cita me la programaron a las 5:30 p.m. con una doctora, la cual llegó como diez minutos tarde de la hora que acordamos.

Ya la semana anterior me había atendido y habíamos programado la cirugía para extraerme la cordal derecha de abajo.

Resulta que me empezó a lastimar y le dije que me estaba doliendo mucho y que por qué no pasábamos a la cirugía, a lo cual respondió que ella no hace esas cirugías y que estaba esperando a otro doctor para que me la hiciera.

Le dije que estaba bien, con tal de que me sacaran la muela.  Tuve que esperar en la recepción como dos horas, porque él estaba en una cirugía.

Se podrán imaginar mi descontento. Por fin, el doctor me atendió y se comportó súper grosero y estresado porque su hora de salida era a las 5:00 p.m. y ya eran casi las 8:00 p.m.

Yo estaba muy asustada y ya no aguantaba el dolor. Supongo que me aplicaron mal la anestesia, ya que me pusieron siete inyecciones y no se me durmió nada.

Yo todo lo sentí, me dolía demasiado y el doctor estaba súper indispuesto.

Al final, me enojé mucho. Le dije que yo no iba a dejar que me terminara de sacar la muela porque ya estaba demasiado lastimada.

Me hicieron firmar un papel librándose de cualquier responsabilidad sobre mí.

Yo lo firmé porque quería irme para mi casa, estaba muy cansada y adolorida, ya que estuve ahí desde las 5:30 p.m. hasta las 9:00 p.m.

Mi enojo se debió a la falta de seriedad de una doctora que me programó una cirugía y resulta que no sabía hacerla. Además, como ya mencioné, el doctor fue muy grosero y andaba de mal humor por la hora.

En mi caso quedé “curada”, jamás volveré a esta clínica a hacerme nada, ni una limpieza dental.

Señores de Salud Sin Fronteras: sean más serios, por favor, ya que están atendiendo seres humanos, no animales. Es más, ni a los animales los atienden así en una veterinaria.

Claro, es cierto el dicho: “lo barato sale caro”.

Nota de QuienPagaManda.com:

En este enlace se plantea un caso similar a este y el fiscal del Colegio de Cirujanos Dentistas, Rafael Porras, explica el procedimiento para denunciar a un odontólogo: http://www.quienpagamanda.com/2011/11/%C2%BFcomo-se-denuncia-a-un-odontologo-%C2%BFcual-es-el-procedimiento/