¿Qué hago si se pierde mi equipaje en un viaje? ¿Cómo reclamo?

Un lector nos envía su caso y nos hace una consulta. Después de esta, viene la respuesta del abogado Gabriel Zamora.

Por Víctor Sanabria Sandoval.

Foto: Richard Redmerski. Imagen ilustrativa.

El martes viajé desde San José, Costa Rica, hasta Tegucigalpa, Honduras, en el vuelo CM 144 de Copa Airlines.

Cuando llegué a Honduras, resulta que no llegó mi equipaje y para mí es muy importante porque estoy en una visita oficial para un seminario de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo. 

En el aeropuerto de Honduras me tomaron unos datos y me entregaron una boleta color amarillo.

Cuando pregunté en San José, les di un número y me dijeron que ese no era el número de reclamo.

Las encargadas de la secretaría de Relaciones Exteriores de Honduras hicieron algunas gestiones hoy y les dijeron que a Honduras nunca llegó y que en San José dicen que no se quedó ninguna maleta.

¿Cómo hay que proceder? En el equipaje traigo materiales importantes para la participación de este curso, en el cual estoy representando al país.

 Además, he tenido que incurrir en gastos de ropa para participar en el seminario.
 

Consultado sobre este tema, el abogado Gabriel Zamora, de Datalegal, explicó que recientemente se ratificó el Convenio de Montreal 1999, también conocido como “Convenio para la Unificación de Ciertas Reglas para el Transporte Aéreo Internacional”.

Según Zamora, uno de los alcances más importantes el de “asegurar la protección de los intereses de los usuarios del transporte aéreo internacional y la necesidad de una indemnización equitativa fundada en el principio de restitución”.

“Al afectado le será de mucha ayuda una lectura integral de dicho convenio, sobre todo el artículo 17, el cual textualmente señala en su inciso 2:
Artículo 17 2. El transportista es responsable del daño causado en caso de destrucción, pérdida o avería del equipaje facturado por la sola razón de que el hecho que causó la destrucción, pérdida o avería se haya producido a bordo de la aeronave o durante cualquier período en que el equipaje facturado se hallase bajo la custodia del transportista. Sin embargo, el transportista no será responsable en la medida en que el daño se deba a la naturaleza, a un defecto o a un vicio propios del equipaje. En el caso de equipaje no facturado, incluyendo los objetos personales, el transportista es responsable si el daño se debe a su culpa o a la de sus dependientes o agentes”.

Sin embargo, dice Zamora, “siendo un poco mal pensados podríamos especular que la aerolínea no se está dando por enterada desde el reclamo del afectado, pues desde el momento en que manifieste que asume su responsabilidad, debe indemnizar, según el inciso 3 del mismo artículo:3. Si el transportista admite la pérdida del equipaje facturado, o si el equipaje facturado no ha llegado a la expiración de los veintiún días siguientes a la fecha en que debería haber llegado, el pasajero podrá hacer valer contra el transportista los derechos que surgen del contrato de transporte”.

De acuerdo con Zamora, es importante recordar que un tratado internacional, como es el caso de este convenio, tiene jerarquía sobre cualquier contrato entre la aerolínea y sus pasajeros, siendo que las cláusulas contractuales que se contrapongan con el articulado de este convenio no tienen validez.  

Ante esto, Zamora le recomienda al afectado: “Envíe una nota firmada a la aerolínea de que tiene conocimiento de este convenio, que además solicita se le indemnice en aplicación al artículo 17 inciso 2 y que se reserva el derecho de iniciar un proceso judicial en contra de la aerolínea en caso de que no recibir el resarcimiento correspondiente”.