Experto cuestiona criterio de Hacienda sobre impuestos a compras web

**Nota Aclaratoria: Tras la publicación de este post, el Sr. Luis Porras hizo la rectificación de que la posición del Ministro sí tiene tiene asidero legal. “Sin embargo, existe un hueco en cuanto a la aplicación administrativa de la norma, dado que existe un conflicto entre lo que indica el CAUCA IV y un conjunto de leyes y reglamentos vigentes y desfasados en Costa Rica, tales como el Reglamento del CAUCA vigente, la Ley de Aduanas y su Reglamento, que actualmente rigen en consonancia con la legislación anterior (CAUCA III)”. Agregó que sería recomendable un análisis legal para dirimir las diferencias entre estas legislaciones, así como aclarar su correcta aplicación y vigencia.**

Durante la víspera del llamado Viernes Negro, fecha de descuentos en la que muchos costarricenses se aprestaban a realizar compras por Internet, el viceministro de Ingresos del Ministerio Hacienda, Rowland Espinoza, manifestó al periódico La Nación que las compras por esa vía deben pagar impuestos.

El viceministro dijo que solamente los artículos que un familiar o amistad mandan desde otro país hasta Costa Rica pueden ser exentos de impuestos, en el tanto estos no sobrepasen los $500.

Este anuncio generó molestia e incertidumbre entre un sector de la población, que acababa de efectuar sus compras por medio de la web, confiado en que no tendría que pagar tributos por ello.

Ante esto, QuienPagaManda.com consultó el criterio de Luis Javier Porras, experto en temas tributarios y quien responde dudas sobre impuestos en este blog.

Este es un resumen de lo expresado por el especialista.

¿Considera que las compras hechas en línea están amparadas en el artículo 93 del Código Aduanero Uniforme Centroamericano (CAUCA), que permitiría -cumpliéndose los presupuestos del artículo- exonerarlas de impuestos? ¿O tiene razón el Ministerio de Hacienda al decir que las compras hechas por Internet no deben ser exoneradas?

“Sí, considero que las compras hechas en línea se amparan a dicho artículo. Cabe mencionar que nuestra Ley General de Aduanas fue reformada mediante Ley No. 8373, en el 2003, según la cual en el artículo 137 se transcribe el mismo texto del artículo 93 del CAUCA, lo cual ratifica el tratamiento indicado”.

Una lectora nos consulta: “¿Qué puede hacer un consumidor que hizo sus compras en el Viernes Negro en la madrugada y cuatro horas después recibe una noticia de este tipo (de que las compras por Internet pagan impuestos) y actualmente se consulta con Hacienda o Aduanas y esta última no ha dado respuesta porque Hacienda no brinda la información, pero aún así no permite las exoneraciones?”.

“Lamentablemente, no puede hacer nada más que esperar a ver cómo las empresas de courier van a interpretar la noticia dada por Hacienda.  Por ejemplo, conozco el caso de Aerocasillas, cuyo gerente informó en un medio que ellos iban a seguir operando normalmente, mientras no reciban una notificación formal por parte de Hacienda.

En ese caso, ella no debería tener problema con sus compras. Pero, si otra compañía adopta otra política y decide que todas las compras, de ahora en adelante, van a pagar impuestos tendrían una oleada de reclamos de parte de los consumidores…

“En resumen, a nivel personal pienso que este dilema que existe entre la nueva interpretación que está haciendo Hacienda y lo que venía históricamente interpretándose en la práctica, tiene mucho que ver con la falta de recursos del Gobierno y que a todo nivel (no sólo en la industria de couriers) está buscando formas de atraer recursos a las arcas del fisco”.

Me parece que la interpretación que está haciendo Hacienda del art. 93 del CAUCA no tiene cabida, en ningún lado de la ley se indica que los envíos tienen que venir de familiares radicados en el exterior.

“Dice Hacienda que dado que se trata de una compra que realiza la misma persona, desvirtúa la naturaleza de la exención. Eso tampoco es cierto, textualmente la ley indica que la exención aplica para “pequeños envíos sin carácter comercial, las mercancías remitidas del exterior para uso o consumo del destinatario o de su familia”.

“No es de Derecho que Hacienda aplique una interpretación donde no cabe hacerla, está muy claro el texto”.

Los quinientos pesos centroamericanos a los que hace alusión el artículo equivalen a $500 o a cuánto exactamente?

Es correcto, los montos a los que hace alusión tanto el CAUCA como la Ley General de Aduanas, vienen en pesos centroamericanos, que equivalen a dólares estadounidenses.

Si eventualmente se aplicara el cobro de impuestos a compras hechas por Internet, ¿a cuánto asciende el monto?

“Los impuestos se calculan sobre el valor aduanero de la mercancía que se entiende en la práctica como valor CIF puesto en aduanas costarricenses.  El CIF viene de “Cost, Insurance y Freigh”. Incluye, como su nombre indica, el monto facturado por el proveedor en el exterior (costo), el seguro y el flete (estos dos últimos los cubre normalmente la compañía de courier).  Aplican sobre este monto los aranceles de importación y es un porcentaje que depende del tipo de mercancía.

“Con base en la partida arancelaria a la que pertenezca la mercancía que se va a nacionalizar, hay aranceles muy elevados que pueden representar incluso un 50% del valor de la mercancía, como en el caso de artículos electrónicos o electrodomésticos.

“A esto también se le debe sumar el 1% de la Ley 6946, así como el 13% de impuesto de ventas (el cual se calcula en cascada, es decir, por sobre el monto total del CIF más los impuestos indicados anteriormente).

“En fin, la carga fiscal es muy alta y esa es la razón por la cual las compras por Internet salen mucho más cómodas que los precios que venden los comercios en el mercado local, que sí deben soportar la carga tributaria a la hora de realizar las importaciones de sus mercancías que ponen a disposición para la venta, más el margen que obviamente se ganan”.

Texto polémico:

Código Aduanero Uniforme Centroamericano IV:

Artículo 116. Pequeños envíos familiares sin carácter comercial:

“Se consideran pequeños envíos sin carácter comercial, las mercancías remitidas por familiares desde el exterior, para uso o consumo del familiar destinatario, cuya importación estará exenta del pago de tributos y demás cargos, siempre que su valor total en aduana no exceda de quinientos pesos centroamericanos”.

 

Código Aduanero Uniforme Centroamericano III:

“Artículo 93. Pequeños envíos sin carácter comercial. Se consideran pequeños envíos sin carácter comercial, las mercancías remitidas del exterior para uso o consumo del destinatario o de su familia, cuya importación estará exenta del pago de derechos, impuestos y demás cargos, siempre que su valor total en aduana no exceda de quinientos pesos centroamericanos”.