Consumidora se queja de que en McDonald’s le entregaron un producto diferente del que pidió

Por Laura Fernández.

El pasado 16 de octubre pasé por el AutoMac (del restaurante McDonald’s, en Heredia) en la madrugada -alrededor de las 3:00 a.m.- y ordené una caja grande y una promoción de pasteles.

Al llegar a la ventanilla del cobro no hubo problema, pero a la hora de retirar mi orden hubo dos:

1. No había pasteles. Ofrecen un producto que no tienen disponible. Pedí un cono y me dijeron que no había helados, que no había nada de postres y me dieron la opción de una hamburguesa o dos refrescos pequeños.

2. Pedí refrescos: una Coca-Cola regular y una Coca-Cola Zero. Mi indignación fue ver cómo el joven tomó el vaso y sirvió la Coca Zero: echó medio vaso de Coca-Cola regular, más medio vaso de Coca-Cola light.

Quedé boquiabierta. Hubiese sido mejor si desde el principio me hubieran dicho que no había pasteles y que no había Coca-Cola Zero. Pero no, ni una ni la otra.

Le pregunté al joven si, en efecto, era Coca-Cola Zero, pues lo había visto en mis propias narices servirlo y, sin importarle nada, dijo que sí y dio media vuelta.

Me dio cólera y me fui. Aún no supero ese episodio, pero a la vez me resultaría indignante ser de la Coca-Cola Company y saber que la calidad de mi producto está siendo distorsionada por empleados a quienes no les importa la calidad de lo que sirven, ni el servicio que brindan.

Si estoy pagando por un producto, debería recibir el producto que pedí. Nada menos ni nada más.