Aficionado denuncia que le vendieron entradas del clásico en un sitio donde no había del todo visibilidad del encuentro

Por Alfonso J. Rojas Álvarez

Compramos cuatro entradas para el partido Saprissa-Alajuela en el palco oeste, mediante el sitio web de Special Ticket.

Las entradas estaban indicadas como parte de la primera fila del palco, es decir, las más cercanas a la cancha.

Para nuestra sorpresa, nos encontramos con que el croquis en el sitio web estaba invertido y  nos tocó la última fila en la cual, por la existencia de un techo blanco, para cualquier persona de mediana estatura es imposible presenciar el partido.

No existe en el sitio web ni en ningún lugar accesible a mi persona, en el proceso de compra del boleto, indicación alguna de visibilidad limitada (o nula) de las entradas que estoy comprando.

Llegué al estadio a las 7:00 p.m y, al percatarme de esta situación, salí del palco y estuve 40 minutos buscando a alguien de la administración de Saprissa que me ayudara. Uno de los muchachos del staff, muy amable, me colaboró en todo lo posible, pero nunca se encontró a nadie que pudiera darme asistencia.

El resto de personas me ignoraba diciendo que no sabía y que no me podía ayudar.

Luego del evento, también estuve más de media hora buscando a alguien que se hiciera responsable o que me pudiera dar alguna explicación o siquiera ante quién poner la denuncia respectiva.

Desde las localidades que nos fueron vendidas no había acceso ni a pantallas de televisión.

Fue una gran frustración estar en el estadio, lleno al 100%, y enterarse del partido gracias a los gritos de las personas.

Tengo 24 años y he sido “morado” desde el día en que nací y he ido al estadio desde que estoy en coche.

He apoyado a mi equipo, en esas graderías, en cientos de partidos y he vivido algunos de los mejores momentos de mi vida en ese estadio. Además,  tengo ansias de involucrarme con voz y voto e invertir en el equipo, una vez que lo abran para socios.

Sin embargo, anoche me sentí realmente frustrado, insultado y defraudado, por parte de una institución tan seria, grande y a la que le tengo tantísimo amor como es el Deportivo Saprissa.

Solicito que, como mínimo, nos sea reintegrado el valor de las entradas que pagamos, por un servicio y espectáculo que no recibimos.