Si piensa construir, conozca algunos seguros importantes

Por Manuel Vargas

A la hora de presupuestar y subcontratar su proyecto de construcción, considere los siguientes seguros que le servirán para cumplir con los requisitos legales, financieros y de protección de su inversión.
Los costos dependerán de la combinación que haga de las coberturas que ofrecen, así como de las disposiciones de las diferentes aseguradoras.

MALA PRAXIS PROFESIONAL: Seguro de responsabilidad civil que debe solicitarle a los profesionales contratados como arquitectos, ingenieros, laboratorios de estudios de suelos o materiales, para protegerse de las pérdidas sobrevenidas por eventos que se originen en la mala praxis profesional.

RIESGOS DEL TRABAJO: Seguro obligatorio que le solicitará la municipalidad para la emisión del permiso de construcción. Su costo es de aproximadamente un 1.30% del valor de la obra. Este seguro y las cargas sociales correrán por su cuenta si se encarga directamente de la construcción de la obra, convirtiéndose en patrono aunque sea temporalmente. En caso de que se subcontrate, solicite la devolución de la prima pagada o, bien, la aplicación de esta a la póliza del contratista principal y que se considere ese pago como un adelanto o pago, según corresponda.

EQUIPO DE CONTRATISTAS: Se recomienda para grandes obras en las que se requiere de la participación de equipo pesado (sea propio, alquilado o provisto por algún subcontratista o proveedor, especialmente en lo que se refiere a responsabilidad civil por los daños que pueda ocasionar tanto al desarrollo constructivo) otra maquinaria y propiedad adyacente al sitio de la obra. Su costo dependerá tanto del tipo de maquinaria de que se trate, como de las coberturas y montos asegurados. En todo caso, se debe de solicitar que el monto asegurado de este sea suficiente para proteger la inversión y riesgo de pérdida.

TODO RIESGO DE CONSTRUCCIÓN Y MONTAJE: Seguro para proteger tanto la responsabilidad civil como la inversión propia del desarrollo constructivo.
Aunque no es obligatorio, en muchos casos es exigido por el acreedor o propietario de la obra.
Su costo ronda entre el 0.25% y el 0.40% del valor de la obra, dependiendo de las coberturas entre las que están: incendio, robo con violencia, hurto, trabajos defectuosos, errores y riesgos en el montaje, temblor y terremoto, equipo y maquinaria de construcción. Este seguro lo puede suscribir el propietario, desarrollador o la empresa constructora.

SEGURO DE INCENDIO: La construcción de una edificación implica un gran esfuerzo e inversión. Sin embargo, una emergencia como un incendio o un terremoto representan la posibilidad de perderlo todo. Son objeto de este seguro aquellas edificaciones, tanto habitacionales como locales comerciales o industriales, debidamente terminadas. En el caso de las casas de habitación, existe la posibilidad de asegurarlas desde los cimientos, combinando este seguro con el de todo riesgo de construcción.