Negocios obligados a cumplir garantía de productos en descuento

¿Le ha pasado que compra un producto en descuento y al reclamar -dentro del plazo de garantía- por un defecto el negocio se niega a hacer el cambio, alegando que usted compró en promoción?

Esa práctica es contraria a la ley, pues todos los artículos -incluyendo aquellos en rebaja- tienen garantía. Así lo explicó a QuienPagaManda.com Cinthya Zapata, directora de la Comisión Nacional del Consumidor, adscrita al Ministerio de Economía, Industria y Comercio.

 

“Los artículos en descuento o en promoción conservan esa garantía mínima legal de 30 días hábiles. Además, si el resto de artículos de esa categoría tienen una garantía mayor, por ejemplo bienes electrónicos (un año o más), no por estar en oferta me pueden reducir esa garantía.

“Yo no tengo por qué pensar que la oferta o promoción se debe a una situación de inferior calidad del producto”, manifestó Zapata.

La abogada explicó que las ofertas y promociones son ejercicios de “ganar-ganar”, donde la empresa está saliendo de una mercancía que ya no es tan nueva y, por su parte, el consumidor se ve favorecido por la rebaja en el precio.

“(Las promociones) no pueden ser entendidas como un abandono de la garantía”, añadió.

Políticas de cambio de productos. La única limitación que los negocios pueden imponer sobre artículos rebajados es la negativa de cambiar la mercadería si el cliente cambia de opinión después de hacer la compra. Esta materia no está regulada y, por tanto, los comercios pueden establecer sus propios lineamientos.

Por ejemplo, tiendas de artículos para el cabello y bisuterías suelen otorgar entre siete y ocho días para hacer cambios, en caso de que el cliente desee variarlo por uno de otro color o se da cuenta de que no era lo que quería. Sin embargo, otros negocios son tajantes en que no aceptan cambios.

Zapata enfatizó en que los comercios deben informar claramente a sus clientes cuál es el plazo de garantía de los bienes, así como las políticas de cambio de productos.

“Son políticas empresariales que hacen más competitiva a la empresa y hacen que los clientes busquen más a una empresa porque tiene esa flexibilidad. Si yo no le he tocado las etiquetas a la prenda, puedo llegar en el plazo indicado por la empresa y decir ‘lo he pensado mejor, no quiero dejarme la prenda, ¿me la cambia o me devuelven el dinero?’”, ilustró la directora.

Generalmente, los comercios no hacen cambios de los productos en descuento. De esta manera, sin que medie defecto en determinado bien que alguien compre en oferta, si al día siguiente decide que ya no le gusta o le parece que puede cambiarlo por una cosa mejor, ello ya no es posible, en la mayoría de casos.

Adquisición de productos defectuosos. En algunos casos, los consumidores deciden comprar algo a sabiendas de que tiene un defecto y lógicamente después no tienen derecho a reclamar.

“Si se adquiere una licuadora a la que le falta un botón, el consumidor no puede reclamar la garantía con base en que le falta ese botón, pues se le informó del problema previo a la compra y debido al mismo se hizo  una rebaja. No obstante, si hay un daño sobre el que no se informó al cliente, por ejemplo en el motor, ahí sí puede reclamar”, dijo la abogada.

Zapata recordó que los bienes de inferior calidad (desmejorados, reconstruidos o que han sido devueltos) tienen que ser separados del resto de la mercadería y se le debe informar en la factura al consumidor de esa particularidad. También tiene que aclararársele cuál es la garantía que pesa sobre ese bien, la cual en ningún caso puede ser menor de 30 días.

“Si no se establece nada sobre la garantía, igual que con el resto de los bienes, ese bien va a tener una garantía de 30 días hábiles”, concluyó.

Imagen: Pipp.