No hay que dar explicaciones al cerrar una tarjeta

Cuando les empiezan a hacer múltiples preguntas -supuestamente “como parte” del proceso de cancelación de una tarjeta de crédito-, algunos clientes suponen que tienen que responderlas. A otros les parecen impertinentes y  reaccionan con “la quiero cerrar y punto”.

Es por ello que esta aclaración les puede resultar obvia a algunas personas, pero puede ser muy necesaria para otras: De acuerdo con la Oficina de Apoyo al Consumidor decir “no quiero” es suficiente.

“Ese derecho parece que no lo han entendido muy bien los bancos. Le hacen preguntas a los clientes, como si estos tuvieran la necesidad de justificar su salida; decir ‘no quiero’, debería ser suficiente”, dijo Cynthia Zapata en declaraciones a La Nación.

La funcionaria también criticó que algunas entidades piden al cliente ir hasta una sucursal a entregar el plástico. “Lo que pareciera es que los bancos están pidiendo una justificación adicional. Ir a entregar el plástico es un evento tortuoso para el consumidor”, añadió Zapata.

En Costa Rica muchos clientes tienden a ser demasiado “buena gente” y a seguirles la corriente a los funcionarios de los bancos, pero cuando estos empiezan a “jalarle el rabo a la ternera” con preguntitas y trámites innecesarios les toca a los clientes sacudirse y poner las cosas en su lugar.