Disexport, ¡qué vergüenza!

A QuienPagaManda.com llegan denuncias y mensajes prácticamente todos los días de clientes reportando los más variados abusos y maltratos, pero tras casi dos años de estar en línea este es quizá el peor caso.

Waleska Oporta escribió ayer al blog reportando ser víctima de tantas actuaciones indebidas de parte de la empresa Disexport, que pareciera ser que la empresa está pidiendo a gritos ser llevada ante los tribunales y señalada de boca en boca entre los consumidores.

Cobros indebidos, manipulación de la información, incumplimiento del servicio, hostigamiento, faltas de respeto a una cliente embarazada… y la lista de lo que Wasleka alega sigue. En resumen: Medio millón de colones, nada de carro y un disgusto tras otro con los “caballeros” de la empresa. Ella creó un blog narrando el caso y les recomendamos leerlo aquí.

Es absolutamente condenable que una empresa ofrezca un servicio mecánico si no tiene capacidad de cumplirlo, y es ridículo que en lugar de disculparse más bien pretenda por el “servicio” y encima lo haga de forma irrespetuosa; pero más que todo da vergüenza ajena y hasta lástima por las personas detrás de esas actuaciones escuchar sobre comportamientos tan carentes de palabra, de profesionalismo, de capacidad, de educación, de calidad humana, de decencia mínima en el trato hacia otra persona (sea que la misma esté por dar a luz o no).

El caso solo sirve para enfatizar algo que es evidente en el país y son las dañinas consecuencias de que baste con poner un rotulito por ahí para poder trabajar como mecánico, sea en un taller grasoso en un barrio o en una empresa grande. Es necesaria una instancia técnica que pueda revisar la calidad de las reparaciones, aplicar medidas cuando hagan falta y ofrecer a los clientes alguna certeza de con quién están lidiando realmente antes de darse cuenta teniendo que pagar caro por un servicio no dado y pagar aún más para poder presentar una demanda.