Respuesta del ICE: ‘¿Qué espera? Si es un que es un regalo’.

Considerando que el buen trato y la solución pronta y efectiva de las solicitudes son factores clave para que los clientes prefiera una u otra empresa, surge una pregunta: ¿Cómo va a hacer el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) para competir con empresas privadas que sí pueden sancionar y despedir a los empleados ineficientes?

Despedir a un funcionario del ICE –de acuerdo con los beneficios de que gozan– es casi misión imposible y para nadie es un secreto que, aunque hay empleados buenos, la realidad es que quienes atienden al público en el ICE no se caracterizan ni por su buen trato ni por dar soluciones rápidas y efectivas.

¿Será casos como este que envió Noelia la forma en que el ICE espera “atraer” clientes? Aún más, suponiendo que en algún momento los directores del ICE entiendan que ese tipo de empleados no le ayudan a la empresa en nada, ¿podrán hacer algo para obligarlos a cambiar o eventualmente despedirlos?

Noelia Vargas:

“En el ICE  me hicieron cambiar de TDMA a 3G y como ‘compensación’ me dan un celular, el cual después de una semana de uso se desprogramó. Cuando pedí que me lo arreglaran (hace tres semanas de eso) NO me dieron un teléfono de repuesto y, cuando reclamé el hecho de que me dejaran  incomunicada y que si para eso me dieron el celular, la representante en un tono de impertinencia me respondió: ‘¿Qué espera? Si es un que es un regalo’.

Fui a la sucursal del Outlet Mall (después de estar incomunicada por tres semanas y de que no me mandaran ni un email para notificarme el punto en el que se encontraba el arreglo) y me dijeron que me tenía que esperar 35 días naturales, O SEA, en otras palabras, otros 35 días sin celular! De esto nunca fui informada cuando fui a dejar el celular originalmente.

Ha sido una pesadilla! y lo que más me molesta es la impertinencia de la institución hacia mi persona cuando he pagado por años cuentas mensuales de hasta 80 mil colones. En este punto no es cuestión de tolerancia, puesto que he esperado ya casi un mes sin respuesta de ninguna naturaleza, estamos hablando de derecho del consumidor, el cual han pisoteado y, peor aún, no muestran ningún interés en tomar acción para revertir el daño que me han hecho y que pretenden seguir cometiendo por los próximos 35 días”.

Un dato curioso: La ley de protección al consumidor es clara en que la reparación de aparatos en garantía no puede tomar más de un mes y, en esos casos, se debe entregar un aparato nuevo o devolver el dinero. ¿Será que el estándar solo aplica para el sector privado?