La historia de cómo perdí mis ahorros

Por Jesús Bonilla,

Les voy a contar una historia de cómo perdí bastante dinero adquiriendo un plan financiero para pensionarme joven. Hace aproximadamente 12 años llegó un vendedor de planes de pensiones, o seguros, la verdad que no tengo claro aún qué estaba vendiendo. Representaba en ese entonces a una compañía que se llamaba Eagle Eye, la cual después desapareció y los fondos pasaron a una aseguradora mundial llamada Zurich. En fin, esta persona llegó a ofrecerme un ‘excelente producto financiero de ahorro’, me mostró todas las ventajas y atractivos del mismo. Consistía en ahorrar US$1.000 cada seis meses durante 21 años, y así podría retirarme a los 50 años con una cantidad que se multiplicaba como por seis, pues según explicaba todo estaba invertido en instrumentos financieros ‘muy seguros’, principalmente acciones de las compañías más valiosas del mundo. Te muestran también el éxito que han tenido en el pasado anticipándose al mercado y cómo personas se hicieron de mucho dinero a través de estos planes. Pues me sonó interesante, ya que por mi poca experiencia en inversiones y la falta de tiempo para aprender decidí “invertir”, aunque más bien ahora lo llamaría des-ahorrar, porque acá viene lo que no cuentan o más bien lo que uno no entiende hasta que se enfrenta a ello.

1. Los ciclos de mercado hacen que tu fondo suba muy poco cuando el mercado está en auge por estar en acciones que se encuentran altamente valuadas, pero en época de crisis baja muchísimo. Cuando te das cuenta que tú mismo puedes manejar la inversión mejor que ellos, solicitas la devolución, pero las penalidades son enormes. Por ejemplo, a los cinco años te castigan con un porcentaje altísimo de los fondos ahorrados si decides salir anticipadamente!!! Cinco años es muchísimo tiempo. A lo mejor si los fondos los sacara a los seis meses tiene un poco más de sentido pero, como siempre, el vendedor salva su responsabilidad porque todo está escrito en alguna parte del contrato. En mi caso, en total pagué $15.000 entre diciembre de 1999 y diciembre del 2006 y no gané absolutamente nada de intereses. Peor aún, perdí $3.000 que ellos se dejaron como penalidad por retirarme antes. Solo me devolvieron $12.000.

2. El vendedor no tiene mucho tiempo, te pasa estados de cuenta difíciles de entender, te dan una dirección web para que “monitorees” tu inversión, pero esta no sirve de un carajo porque la información es de todo el fondo y no muestra nada del tuyo en particular y, si logras hablar con tu vendedor para reclamarle esto, él asiente a todo lo que le menciones pero te dice que no puede hacer nada, porque él no trabaja directamente en esa compañía.
3. Relacionado con el punto anterior, cuando el agente vendedor te dice que no puede hacer nada porque no trabaja para esa compañía, te vas al contrato y ¡sorpresa! El contrato fue firmado por la compañía aseguradora en Isla del Man, cuando ni siquiera has puesto un pie ahí, y no tiene representación legal en Costa Rica. Fue una transacción ejecutada en el exterior, y no aparece por ningún lado la firma del agente vendedor. ¿A quién le reclamas entonces? Solo vale la pena tomar un plan en el extranjero si es fácil poner una denuncia ante alguna superintendencia, de lo contrario el cliente queda desprotegido. ¿Evasión de impuestos?
4. Al final, mientras estoy ‘puteando a todo el mundo’ solicité la devolución después de 10 años, pero no solo el mercado estaba mal sino que me aplican la penalidad. Adiós a mis ahorros. Lo peor de todo es que embarqué a varios amigos cuando él me pidió nombres o referencias de a quiénes podía vender el producto.
Les pido que no compren este tipo de producto donde castigan tu capital por salida anticipada. Asegúrense de con quién están firmando los contratos y si hay representación legal en Costa Rica. Ah, y, por favor, si deciden invertir y les piden referencias, no embarquen a sus amigos.

En diciembre 2009 dije !carajo! Asumo la penalidad y que me devuelvan lo que se pueda, así que me devolvieron hace unos días US$12mil. Un esquema muy creativo. ¡No solo le ganan intereses a tu dinero sino que también se dejan parte de tu capital! Todo bajo una estructura legal que impide poder plantear algún reclamo. Ahora lo único que queda es haber aprendido que la gente anda buscando cómo sacarte el dinero y mejor manejar la inversión con alguien supervisado localmente para que sea más fácil cualquier reclamo. Conozco varias personas que pasaron por la misma situación (a quienes referí como quien me refirió a mí). Les pregunté a todos que pasó con la inversión, y la respuesta fue la misma: ‘Me retiré porque me cansé de aportar y ver que mi inversión no crecía, así que acepté perder capital…’