Clienta sufre plantonazo en aeropuerto con agencia Novaviajes.com

San AndrésLa lectora Leidy Guillén escribe sobre el plantonazo que sufrió en el aeropuerto  con la agencia de viajes Novaviajes.com.

Antes de leerlo, una recomendación: ¡Las agencias son una pérdida de plata en la mayoría de los casos! Con todos los sitios electrónicos que hay en la actualidad para reservar pasajes de avión, hoteles y transporte, recurrir a una agencia de viajes en el mejor de los casos es una pérdida de plata  y, en el peor un riesgo, como le ocurrió a Leidy.

“Quisiera contarle mi caso, con el objetivo de que la mayor cantidad de personas posibles conozcan esta situación y no sean víctimas como lo fui yo.

Durante el mes de abril, recibí en uno de mis correos una promoción para viajar a san Andrés, ofrecida por una empresa llamada Novaviajes.com, en donde ofrecía un paquete vacacional por $650 2×1.

Debido a que había estado pensado viajar con mi familia desde hacía mucho tiempo, entablé contacto vía correo con dicha empresa e iniciamos la negociación para conocer los detalles del paquete.

Todos los trámites los realizamos con el ejecutivo de ventas identificado como Jonathan Guillén (como si fuera poco se apellida igual que yo).

Nosotros adquirimos tres paquetes, para seis personas y un bebé.

El contacto que tuvimos con esta persona fue vía telefónica y por correo electrónico. El pago del servicio se realizó mediante una transferencia bancaria. Toda la supuesta documentación que necesitaba se me entregó en mi oficina, con la excusa de que fuera más fácil recibirla, ya que el agente pasaba visitando clientes todo el día.

Aproximadamente una semana antes de realizar el viaje, mi hermana llamó a Decameron para verificar si esta agencia efectivamente ya había hecho los trámites de reserva.  En servicio al cliente me informaron que sí aparecía una reservación con el nombre Leidy Guillén, bajo el número 35321 que ellos nos proporcionaron, por lo que nos dio tranquilidad el hecho de que ya estuviera el trámite listo con Decameron.

El día de hacer efectivo el viaje, seis de mayo, nos presentamos en el aeropuerto y el representante de Decameron nos indicó que no aparecía nada a nombre nuestro.

Después de varias averiguaciones, nos informó que aparentemente sí había existido una reservación pero fue cancelada por falta de pago por parte de la agencia.

Esto pese a que mantuvimos contacto directo con el funcionario todos los días afinando detalles y un día antes él envió una confirmación con todos los datos de la reserva a mi nombre.
En ese mismo momento, lo contactamos para que nos aclarara la situación y él insistió en que sí había pagado la reserva y que todo se trataba de un mal entendido… Al final no pudimos viajar.

Luego nos aseguró que el reintegro del dinero se realizaría el lunes siguiente, es decir, el 10 de mayo, pero el pago no se hizo. Nos dijo que, debido a trámites internos, eso iba a tardar 10 días pero al día de hoy no se nos ha reintegrado lo que les pagamos por el viaje.

En esta empresa trabajan Jonathan Guillén, otro representante Rodolfo y según Jonathan, el dueño es un tal Ricardo Arias. La cédula jurídica de esta agencia es: 3-102-583631 y el teléfono es 2248-4314, pero nunca contestan y se ubica de la esquina sureste de los Tribunales de Justicia 100 sur y 50 este contiguo a parqueo Matute.

Como usted podrá ver, para nosotros la situación fue muy difícil pues no se cumplió lo que esperábamos. Nosotros teníamos la ilusión de poder realizar este viaje en familia (ya que cuatro de las seis personas que viajaban nunca habían salido del país) y jamás esperábamos toparnos con estas personas irrespetuosas, desorganizadas y faltas a la verdad que lo único que hicieron fue hacernos perder nuestro tiempo y dinero.

Lo que nosotros pasamos con Novaviajes.com pueden pasarlo otras personas que deseen utilizar los servicios de Decameron y que tengan la mala suerte de toparse con ellos.

Creemos que Novaviajes.com y las personas que la administran deben ser conocidas por todos las personas que busquen opciones de viaje en Internet, ya que en su página se anuncian con excelentes promociones y no dudo que existan varias personas en mi situación.

En este momento estamos realizando los trámites necesarios para recuperar nuestro dinero ante la Defensoría del Consumidor, pero el Sr. Guillén no aparece y muestra mala voluntad al no cumplir con los acuerdos verbales a los que se ha llegado.

Le envío mi caso, porque, como le dije anteriormente, no quiero que otras personas pasen la misma decepción y molestia que pasó mi familia y que continuamos pasando, ya que no hemos recuperado nuestro dinero y esas personas no quieren dar la cara”.