Para discusión: ¿Y si el mediocre es el cliente?

Cliente molestoMe escribió la dueña de un hotel Jacó, a raíz de un problema que tuvo con unos clientes, y expongo el caso para discusión. ¿Quién tiene la razón? ¿Qué pasa cuando el mediocre es el cliente y no el negocio? 

“Mi nombre es Marilú Arroyo y soy dueña de un hotel de playa en Jacó, en conjunto con mi esposo. Por ser los dueños y porque nos nace, tratamos de dar esa extra milla.

El costo de una villa equipada con loza de Tips y cobertura de Yamuny es de $80 e incluye el desayuno e impuestos; además, la villa tiene terraza, parqueo dentro del hotel, Internet gratis y más. El desayuno se sirve de 7:30 a 9:30 pero si el cliente se duerme con gusto se le lleva hasta la villa.

Sin embargo he tenido clientes que desean todo y más y se quejan de todo, en especial estas dos familias.

Una familia de cinco personas que tenían amigos en otro hotel, pero ese otro hotel no tenía piscina. Entonces, ellos, sin preguntar, metieron a sus amigos que venían en un súper carro a disfrutar de la piscina. Al decirles que no podían por políticas del hotel, ya que deseamos que nuestros huéspedes tengan prioridad, se molestaron por todo el resto de la estadía, al final hasta tiraron la llave y al final yo quedé como bruja -siempre la mujer-.

Pero ahí no acaba la historia. La otra familia quería quedarse en la piscina del hotel después de la hora de salida y dejar su carro aquí parqueado, sin preguntar a la administración. Ellos simplemente lo decidieron.

Cuando yo le dije a la señora que debían salir al medio día, que ya eran las 12:41 y que esa villa estaba rentada, se molestó y me dijo que todos los hoteles los dejan quedarse después de la hora y punto. Además, dijo que iba a poner una carta en el periódico para arruinar al hotel.

Cada villa tiene su parqueo. ¿No es acaso injusto que los clientes, que pagan, también respeten los derechos de los que damos tan atentos los servicios? ¿Qué pasa si los otros clientes llegan y me gritan porque su parqueo está ocupado, por culpa de otros gritones que no desean irse? ¿Qué hacer de una forma diplomática es mi pregunta? Quien paga manda, sí, pero ¿y la educación?

No todos los dueños de negocios somos mediocres en servicio al cliente, pero ¿qué pasa si el cliente es el mediocre?”