Pesadilla en el ICE con celular Huawei

Teléfonos del ICESi después de leer la pesadilla que está pasando el Sr. Jorge Vargas Acuña usted se arriesga a comprar un celular Huawei en el ICE, después no diga que nadie se lo advirtió.

“El día 18 de diciembre compré en dinero efectivo un teléfono al ICE marca HUAWEI. Mi alegría era mucha ya que finalmente pude migrar mi número TDMA a la nueva tecnología. Mi número celular que por 18 años conservé finalmente podría operar en un 3G.

Al llegar a la casa con el nuevo aparato y luego de leer las instrucciones, lo conecté a mi computadora descargando el software exitosamente. Al intentar comunicarme con el teléfono comenzaron los primeros problemas. Esto no fue posible. Pensé que quizás debía estudiar más para que operara. Al iniciar la operación y uso del mismo noté que al tocar el dígito elegido me aparecía otro no deseado. Nunca pude ingresar los números entrantes al registro y el problema de tacto digital se fue agravando en los dos días siguientes, al punto que si pedía el directorio me mandaba al sistema de Internet.

En la tarde de ayer realicé una llamada a mi casa de habitación y, luego de haberla concluido, no se cortó. Cuando eso pasó, se reconectaba al último número llamado, de tal forma que mi esposa tuvo que localizarme por medio de otra persona para rogarme que desconectara el teléfono que automáticamente estaba llamando por más de tres horas. Finalmente tuve que quitar la batería para poderlo apagar ya que no obedecía mis mandos.

Hoy (1ro de enero) en la mañana traté de arrancar el teléfono y no fue posible. A temprana hora me dirigí al ICE TIBÁS, donde realicé la infortunada compra y reclamé la garantía. Me ofrecieron cambiar el teléfono por otro que trajeron de adentro sin caja ni sello de garantía, solo pretendían cambiarle el chip. Ante esa situación, les dije que yo no estaba contento con ese modelo. Les expliqué todos los problemas que aquí le narré y que yo no quería conservar un producto tan deficiente que en tan solo cuatro días ya se encontraba totalmente inutilizable.

El ICE solo vende ese modelo y, como no tenía otra opción, solicité mi dinero.  Se me indicó que yo, al firmar el contrato, había renunciado a tal derecho de devolución. Le expliqué que aunque hubiera sido así, los contratos entre las partes no pueden violentar la LEY. Me dijeron que si yo no era hombre para reconocer lo que había firmado. Finalmente me llamaron a la gerente, a quien le exigí me hiciera una carta indicando que mi derecho al reintegro del artículo 63 de la ley 358-05 me había sido negado.

Aprovechando mi presencia en la oficina y habiendo leído un artículo al respecto en LA NACIÓN, solicité el reintegro de mi saldo 60.000 colones que tienen desde hace 18 años y la respuesta fue negativa también.

Le ruego informe a la población costarricense lo ocurrido, para que no caigan más víctimas en manos del ICE y su nueva tecnología.

P.D.: Por supuesto que el cuatro de enero estaré planteando mi reclamo ante la SUTEL, ya que toda Defensoría cerró por el resto del año”.

Para recapitular:

-El ICE mete en el contrato una cláusula que pone al comprador a renunciar a algo que si no es un derecho debería serlo (como es en otros países).

-Cuando el aparato sale inservible, el cliente recibe un aparato viejo (si fuera nuevo, ¿por qué viene sin caja o sello de garantía?).

-Si el cliente reclama, los funcionarios niegan toda solicitud y cuestionan su “hombría”.

La pregunta aquí más bien es adónde está la hombría de los funcionarios adentro del ICE que inventan cláusulas aparentemente abusivas para tratar a los consumidores como idiotas y venderles cosas inservibles.

En justicia al ICE, vale aclarar que no es la única empresa en el país que vende celulares con políticas patéticas de garantía y devolución.

Lo que nos faltaba: un vendedor más que se aprovecha de los consumidores y de una ley blanda llena de vacíos…