CITI obligado a cerrar tarjetas de crédito cuando clientes lo piden

-Dirección de Apoyo al Consumidor: Se pueden tomar medidas contra banco

-Abogada recomienda solicitar el cierre de la tarjeta por escrito para tener pruebas

CITI está obligado a cerrar las tarjetas de crédito en el momento en que los clientes lo soliciten y, si no lo hace, se expone a recibir sanciones. También es factible demandar al banco, si se reúne un número importante de casos en los que se demuestre que las tarjetas no fueron cerradas según la voluntad del cliente.

Así lo afirmaron representantes de la Dirección de Apoyo al Consumidor y la Asociación de Consumidores Libres, respectivamente, ante consultas de QuienPagaManda.com sobre las numerosas quejas de clientes CITI, recibidas en este sitio.

Los clientes aseguran que el banco se rehúsa a cerrar sus tarjetas de crédito, aunque lo soliciten en reiteradas ocasiones.

Según narran, representantes del banco les dicen que basta con efectuar una llamada telefónica para que se geste la cancelación. Sin embargo, esto no siempre ocurre y, en algunos casos, la entidad financiera condiciona la reversión de cobros por anualidad a que la tarjeta se mantenga abierta.

Lisandra Chaves, vocera de CITI, aseguró que los funcionarios del banco sí están dispuestos a cerrar las tarjetas y que, incluso, la entidad acepta cesarlas aunque haya saldos pendientes, siempre y cuando la persona se comprometa a pagarlos.

Sobre por qué no se entrega una confirmación por escrito de que la tarjeta quedó cerrada en el momento en que el cliente lo solicita, Chaves indicó que sí se puede entregar el documento pero hasta 45 días después.

Según indicó, el banco considera que ese es el plazo pertinente para certificar que no haya vouchers pendientes.

Quejas

No obstante, las versiones de numerosos clientes evidencian un panorama totalmente distinto, según han dicho en QuienPagaManda.com en los últimos meses.

La usuaria Laura Fernández manifestó que luego de saldar su deuda con el banco, decidió eliminar su tarjeta de crédito.

Aunque creyó que ya estaba cerrada, recibió un cobro por anualidad y, cuando llamó para hacer el reclamo, el banco le indicó que le podía revertir el cargo si mantenía abierta la tarjeta.

Betsy Rojas, también clienta de CITI, dijo que llamó a la instancia financiera para que le cancelaran sus dos tarjetas y, aunque la persona que la atendió le dijo que anularía las cuentas, no lo hizo.

“Me siguen cobrando, aunque no las use… Fui a una agencia y no me aceptaron devolver las tarjetas. Ya no sé qué hacer porque, si no pago la cuota mensual que cobran solo por tener la tarjeta, quedo como morosa”, narró Rojas.

Por su parte, Paola Brenes contó cómo a su mamá supuestamente le habían cancelado la tarjeta, tras llegar a un arreglo con el banco. Empero, cuatro meses después, aparecía con la cuenta abierta y, además, con deudas que ya le habían suprimido en el acuerdo que negoció con la entidad financiera.

El periodista digital Cristian Cambronero también experimentó una situación similar.

Según contó a QuienPagaManda.com, luego de renovar su tarjeta con CITI y de que se le indicó “en incontables ocasiones vía telefónica que recibir la nueva tarjeta no tendría cargo alguno”, le notificaron que debía pagar un cobro anual.

Aunque no recibió respuesta a un correo electrónico en que el exigió la anulación del cargo y el cierre de la tarjeta, Cambronero topó con más suerte y logró resolver el problema mediante una llamada telefónica.

Cuando narró la situación en su blog Fusil de Chispas se encontró con numerosas personas más a quienes les habían ocurrido situaciones parecidas.

Banco debe atender solicitud

Kattia Chaves, funcionaria de la Dirección de Apoyo al Consumidor, explicó que todo banco está en la obligación de efectuar el cierre de la tarjeta cuando el cliente lo solicite y mientras este no tenga deudas por pagar.

“El consumidor tiene derecho de elegir con cuál entidad quiere tener una tarjeta de crédito o no y cambiar. Eso es parte del derecho de elección que está garantizado en el artículo 46 de la Constitución Política”, dijo Chaves.

La abogada afirmó que “no se vale” que el banco le cobre al cliente anualidades cuando este ya no le debe nada a la entidad.

La funcionaria agregó que se puede denunciar al banco un plazo máximo de dos meses a partir de que ocurra la violación o la persona tuvo conocimiento de la misma.

Para tener pruebas, la abogada de la Asociación de Consumidores Libres, Adriana Rojas, recomendó a los usuarios exigir el cierre de su tarjeta por escrito.

“No se trata de una solicitud, debe tener una connotación de orden, de que quiero que cierren mi tarjeta, de tal suerte que si ellos luego cobran algo ya el usuario tiene la forma de defenderse”, aconsejó la jurista.

Papeles hablan

El banco no se puede negar a recibir un escrito de un cliente, afirmó. El usuario puede entregar la orden de cierre en las oficinas del banco y pedir que le sellen y firmen la copia, con la fecha del día en que se entregó.

De esta manera, si la instancia financiera no tramita la petición del usuario, este tiene pruebas sólidas que le serán de gran utilidad cuando interponga la denuncia.

En la Dirección de Apoyo al Consumidor, los abogados revisan el caso y, si la consulta del usuario es legítima, intentan una negociación telefónica con el comercio infractor.

Si esa medida no prospera, se invita al consumidor y a la entidad a una conciliar y, si ello tampoco tiene éxito, se pasa a un proceso formal ordinario administrativo.

Los clientes también pueden acudir a los tribunales por su cuenta. Rojas explicó que para un usuario esa opción resulta muy costosa, pero que si se reúne un grupo importante de personas con el mismo problema es factible  plantear una demanda contra el banco si resultara necesario.

“Si el consumidor dice: ‘nunca me informaron de esto y me están cobrando de forma inadecuada’, la Comisión Nacional del Consumidor puede poner multas de 10 a 40 salarios base”, detalló Chaves.

En caso de que se dé un incumplimiento de contrato por parte del banco, la Comisión le ordena hacerlo efectivo.

DATOS ÚTILES

Solicitud por escrito de cierre de la tarjeta, sugerida por Asociación de Consumidores Libres:

“San José, día número de mes del 2009.

Señores
Banco XXXX:

Reciban un cordial saludo.

Yo Pedro Pérez Ulloa, cédula xxxxxxxxx, no deseo emplear más la
tarjeta de crédito número xxxxx, la cual fue emitida el 20 de junio
del 2000, con fecha de vencimiento del 11 de mayo del 2014.
En este momento no le adeudo nada al banco por el concepto de dicha tarjeta. Por lo anterior, de forma respetuosa le solicito la cancelación inmediata
de esta.
Sin otro particular, se despide atentamente,

Pedro Pérez”.

Denuncias: Dirección de Apoyo al Consumidor

Línea 800-CONSUMO (800- 266-7866)

Correo Electrónico: consumo@consumo.go.cr