NO COMPRE EN COMPRAMERICA

Alerta del ConsumidorYo bajo ninguna circunstancia, a ningún precio, compraría nada en Compramerica, un sitio de ventas por Internet.

Basta leer estos tres casos que me han llegado, aunque me han llegado otros que no voy a incluir hoy. No hace falta decir más, quizá solo señalar lo increíble de que empresas así puedan seguir haciendo lo mismo con más clientes sin importar las denuncias que se les pongan ante la Comisión Nacional del Consumidor.

Este post es un poco largo pero, en resumen, se trata de clientes que pagaron por un aparato y meses después no habían recibido ni el aparato ni su dinero ni una respuesta satisfactoria de la empresa. Si tiene amigos que cree que podrían caer en Compramerica, envíeles estos casos.

1) El caso de Arturo Quirós: Compró o, mejor dicho, trató de comprar tres iPhones por casi $1.000 y un año después no había recibido ni los aparatos ni el reintegro del dinero. Una larga cadena de correos electrónicos muestra respuestas como que la casa matriz en El Salvador se atrasó, que está pendiente, que se volvió a atrasar, que “¡no tenemos noticias!”…

Arturo cuenta: “Se llamó por parte de Compramérica a varios de mis compañeros para ofrecerles un cambio de artículos en vez del dinero. A todos ellos se les dio, como a mí, completo compromiso y seguridad de la entrega y el proceso. Ellos no aceptaron precisamente por el historial, pues todos sabíamos que una situación con la presente era el más probable desenlace, y hasta no resolver conmigo, pues no iban a cambiar de opinión.

“Lo lamentable aquí es la continuidad en las promesas fallidas. Yo no soy alguien que acaba de comprar, soy alguien que lleva un año esperando respuesta y aún así se me dijo que tenía que esperar 22 días hábiles, luego de los cuales ya han transcurrido casi 10 más… Solo le pido me indique francamente si existe un esfuerzo serio y responsable por hacer algo, o si simplemente cada dos semanas se me va a indicar que ‘no hay noticias’, lo cual me parece una burla y realmente un insulto. De esta forma al menos sabré que acciones tomar”.

Eso fue en junio y desde entonces no he tenido nuevas noticias de Arturo, pero como consumidora me basta con saber que un cliente pasó al menos un año en esa sufridera para no comprar ahí nunca.

2) El caso de Jason Salas: “El día  26 de marzo del 2009 Diego Sánchez y yo realizamos la compra de 2 Blackberry 8220 Flip, en Compramerica (con oficinas en Costa Rica y varios países de Centroamérica) por la suma de 366,148.43 colones (Numero de ordenes: 9083-000704, 9083-000705) con fecha de entrega  para abril 17 del 2009.  El día 15 de abril se llamó a Compramerica para obtener el estado de la compra y fuimos notificados que la compra tenía un retraso de 15 días hábiles, ya que la compañía tuvo problemas y perdió una cámara de un cliente y no estaban ingresando los artículos adicionales hasta que encontraran dicha cámara.

Al ver que los teléfonos tenían un retraso de 15 días cancelamos dicha orden y ordenamos dos teléfonos nuevos de mayor valor, los cuales fueron un Blackberry Storm 3G (número de orden 9083-000709) y un Blackberry 8900 Javeline (número de orden 9083-000708), al monto cancelado por los primeros dos teléfonos se le agrega 222,013.22 colones el día 15 de abril (ambos pagos se realizaron mediante cargos a mi tarjeta de crédito) con supuesta fecha de entrega de mayo 7 del 2009. Cinco días antes de la fecha de entrega fuimos notificados nuevamente de un retraso en la entrega de la nueva orden de aproximadamente 22 días naturales. En este punto cancelamos la orden y pedimos que se nos devolviera el dinero, ya que no estábamos dispuestos a esperar más. La espera total fue de más de dos meses.

Una vez que pedimos el reembolso se nos dijo que tenía una duración de 15 días laborales para la entrega del cheque, puesto que no podían solamente reversar las transacciones hechas a la tarjeta de crédito; la fecha que se nos dio fue del 28 de Mayo del 2009, y a la fecha (julio) continuamos esperando el reembolso del dinero.

La denuncia ya está puesta ante Protección al Consumidor, quienes están evaluando el caso y para asignarlo a uno de sus asesores, puesto que la única repuesta que obtenemos de Compramerica al llamar a la representante de ventas, Yessenia Arce, es: “En cuanto el departamento de contabilidad me  informe le estaré contactando”, respuesta que se obtiene por e-mail, puesto que la recepcionista pregunta “de parte de quién” y luego de eso la espera on hold ha sido hasta de 20 minutos en varias ocasiones.

Espero pronto escribir contando que ya tengo el dinero de nuevo en mi bolsillo; hasta entonces se despide agradeciéndole…” No he vuelto a saber de él pero, de nuevo, como consumidora estos datos me bastan y no hay forma de que yo nunca compre ahí.

3) El caso de Ana Nancy Lépiz: “He escrito tantas veces el caso, que ya hasta me da pereza, pero bueno son el fin de que alguien haga algo o bien al menos nadie más compre ahí, le cuento…

Hace cuatro meses que ordené un teléfono celular por medio de la página de esta tienda Compramerica, súper eficientes para cobrar ¡obvio! El mismo día llamaron, hicieron el cargo a la tarjeta, verificaron la compra y demás.

A los 22 días que correspondía la entrega escribí para preguntar cuándo sería y me dijeron que había problemas con el “desalmacenaje”, que una semana. De ahí en adelante se imaginará el calvario que ha sido estar persiguiendo y que la persona que atiende simplemente se da a la tarea de reenviar un mismo correo que dice ‘hemos tenido problemas’.

Cansada y sin teléfono ni plata, pedí la devolución del dinero, luego de tres meses de excusas y esperas. En las políticas de devolución y reintegros tienen escrito que el mismo tarda un tiempo de 15 días hábiles, los cuales ya se cumplieron el 12 de agosto.

Obviamente, al no tener ninguna comunicación escribí para preguntar por el reintegro y la empresa tiene el descaro de decir: ‘Buenos días Srta. Lápiz. Realicé la consulta y me indican que aún no está aplicado en Costa Rica el monto para realizar su devolución, el dinero debe se enviado de las oficinas centrales en el Salvador.

Tenemos problemas técnicos con nuestra central telefónica, por el momento solo nos podemos comunicar por este medio. Le estaré informando en el momento que este aplicada su devolución’.

Digo, ¿para qué hay políticas y reglas si la gente al final puede hacer lo que se le antoje, sin que nadie pueda hacer nada al respecto? ¿Cómo es que simplemente dicen ‘no, su dinero no está’, luego de cuatro meses????”

A raíz de uno de los casos de le consulté a una representante de la empresa sobre los atrasos en la entrega y la devolución del dinero, y se limitó a responder que el cliente (Arturo Quirós) había aplicado su dinero a otros artículos…