LAS PAYASADAS DE KLM

Algunas aerolíneas juegan con las regulaciones migratoriasEste caso es de los peores abusos contra el consumidor que he visto y sobra decir que amerita tomar acciones contra KLM.

Sin embargo, lo cierto es que con las crecientes regulaciones migratorias para viajar a Europa cualquier pasajero latinoamericano está en riesgo de que una aerolínea se ponga en estas payasadas y le impida viajar, sin tener respaldo legal para hacerlo.

Sugiero leer la historia de Diana Moreno Averhoff para ir preprarado -con documentos y/o argumentos- y evitarse sorpresas en el próximo viaje:

“(El problema ocurrió el cinco de agosto en el aeropuerto Tocumen, de Panamá). Mi itinerario de viaje era Costa Rica – Panamá – Amsterdam – Suecia.

Quiero hacer saber que como ciudadana y como humana siento que mis derechos han sido violados, yo trataba de hacer un viaje, el cual muchas personas conocidas han realizado sin que ningún problema de alguna índole parecida se presente.

Antes de realizar mi viaje, me documenté muy bien sobre los requisitos que necesitaba para ingresar a la Unión Europea, y Suecia específicamente. Según lo encontrado, necesitaba un pasaporte con vigencia de 3 meses más de lo que planeaba quedarme (15 días, del 5 al 20 de Agosto del 2009); además, un tiquete de regreso a mi país, el cual portaba conmigo en una hoja impresa, ya que era un tiquete electrónico.

Según lo leído esos eran los únicos requisitos necesarios. Yo me había informado sobre un hotel en Estocolmo en el cual planeaba quedarme, el Tegnerlunden. Había revisado que tenían suficiente disponibilidad, por lo cual no hice una reservacion, ya que eso era solamente si la persona encargada de recogerme en Suecia tuviera algún contratiempo. No contaba con la dirección actual ya que se encontraba en proceso de mudanza.

Una vez en Panamá, la agencia KLM no me dejó tomar mi vuelo con destino a Amsterdam, ya que alegaron que no tenía carta de invitación. Me dijeron, además, que necesitaba $90 por cada día que me iba a quedar en Suecia. Nunca lei de esa regulación ni siquiera en su website o en el website de la embajada de Suecia. Les pedí que por favor me dieran un teléfono para hacer la llamada y pedir a mis familiares que depositaran la cantidad que ellos pedían en mi tarjeta de débito internacional, pero se negaron a prestarme la ayuda. Me dijeron que comprara una tarjeta y ni me indicaron adónde habían teléfonos, me dijeron que me fijara por ahí a la vuelta.

Luego unos oficiales llegaron y vieron que tenía mis uñas pintadas de color negro con unas calaveritas, y me preguntaron viéndome con una cara de desprecio que si yo era gótica o si pertenecía a alguna secta. y cuando les pregunto la razón por la que preguntan, me dicen que es por el color de mis uñas y porque tengo unos mechones azules en mi cabello.

Me preguntaron las personas de la aerolínea cuál es mi relación con la persona que me espera en Suecia y les respondo que es un amigo, y los oficiales me preguntan: “¿Es solamente su amigo? ¿Segura?” No vi la relevancia de la pregunta y mucho menos cuando me preguntaron cuánto tiempo tenía de conocerlo. Me llevaron a una oficina, me tomaron rayos x y hasta hicieron comentarios un tanto burlistas sobre mis zapatos con plataforma que llevaba.

Siento que violaron mis derechos al asumir que yo era una mala persona y tratarme como si fuera una mula llevando drogas dentro de mí dada mi apariencia, que no era más extrema que el esmalte de uñas y el color de mi cabello, ya que hasta iba vestida en una forma muy apropiada.

Una vez que regresé del chequeo aún así no me dejaron subir al avión, alegando que aunque tuviera dinero no podía irme sin una carta de invitación o una reservacion para la totalidad de mi estancia en Suecia. Ellos podían ver mi tiquete, y ver el tipo de tiquete del que se trataba, un tiquete no reembolsable ni sujeto a cambios, pero me dijeron si me presentaba al día siguiente posiblemente me dejarían viajar el día siguiente, seis de agosto a las 8: 05 pm, 24 horas después.

Hice muchas llamadas con mi propio dinero ya que ellos me negaron la ayuda, inclusive me dejaron sentada esperando por una respuesta, uno de los empleados vino diciendo a las personas que no pudieron viajar que tenían una oferta de un hotel a $60 la noche, para ser desocupado a medio día del seis de agosto. Y al parecer ellos no ofrecían transporte ni cubrían ningún gasto, nos dieron el nombre de una persona por la cual había que preguntar, yo les dije que me negaba a pagar por un hotel ya que no era mi culpa que me detuvieran y que mis papeles estaban en orden, a lo cual me respondieron: “Si gusta puede dormir en el aeropuerto, es muy cómodo, puede acostarse ahí en las sillas”.

Esperé y nunca regresaron, al rato un oficial me ayudó a encontrar a los empleados de KLM, quienes se encontraban en un restaurante comiendo y haciendo bromas,. estuvieron haciendo bromas incluso mientras yo esperaba con otros pasajeros por una respuesta, honestamente muy poco profesional. Llegué a la mesa en la que estaban y me senté y les pedí que por favor me dieran un documento por escrito con la razón por la cual no me dejaron irme, a lo que repondieron que no me podían dar nada porque era mi responsabilidad saber lo que requerían de mí, y me ignoraron.

Básicamente hasta que le pedí llorando a uno de ellos que me ayudara, hizo una llamada y me dijo que mi tiquete no era reembolsable ni sujeto a cambios por ser “el más barato” y acentuando eso último, como diciendo que eso me pasaba por comprar el tiquete barato. Que tenía que hablar con Copa Airlines, quienes me trajeron de San José, ya que eso tenía que arreglarlo con ellos. Eso era esperar hasta las 5 o 6 am. y eran las 9 pm.

Pasé una mala noche, durmiendo en las sillas y el piso con mucho frío y sobre todo incertidumbre, sin siquiera una cobija, a nadie le importó que yo estaba llorando desconsolada y no me ofrecieron ningún tipo de ayuda. Al día siguiente busqué al personal de KLM, me dijeron que ellos entraban a las 2 pm y que a las 10 am llegaba personal también, eso fue mentira, porque llegaban hasta las 6 pm. Una señorita de Copa Airlines me ayudó a conseguir tiquete de vuelta a Costa Rica.

Incluso pedí al medio día un número de fax para que la persona en Suecia me mandara la carta de invitación y ni siquiera me facilitaron una información, pedí una computadora con Internet, diciendo que yo pagaba por el préstamo del servicio, y me dijeron que se la pidiera a un pasajero y que ni siquiera sabían si el WI FI servía.

Todo mi esfuerzo por buscar ayuda fue infructuoso y un oficial hasta me dijo “la próxima vez que viaje venga con otro look, con cabello negro y las uñas de otro color”. Me sentí lastimada, mi dignidad, siento que he sido discriminada y maltratada por algo que no hace diferencia porque al final todos somos humanos.
Vi muchas injusticias a muchas personas, yo le ayudaba a quien yo podía y no puedo creer que algo tan fácil como dar una respuesta a una pregunta a una persona mayor o un joven que no habla el idioma se convertía en excusa para que le hablaran con mal tono y casi gritando a las personas.

Aparte de que me informaron al llegar acá que KLM dijo que el motivo por el que no pude viajar era por no tener un tiquete de vuelta, lo cual es una absoluta mentira!

Y volví 24 horas después, al menos no me cobraron ninguna penalidad ya que las personas de KLM me habían dicho de muy mala manera y ni siquiera viéndome a los ojos que tenía que pagar $250 por quedarme más de 24 horas en Panamá. Me sentí muy bien al pisar suelo tico, en el cual me recibieron sin ningún tipo de mala cara ni discriminación por como me veía.

Cuento mi historia porque sé que muchas personas al igual que yo son maltratadas por el color de su piel, por preferencias sexuales, por forma de vestir, por nacionalidad, y creo que nunca levantan su voz para que otros también tengan valor de denunciar las injusticias, para eso tenemos derechos, y para eso son los derechos humanos, para tener igualdad”.