CAOS EN PEAJE, ¿AHORA ES CULPA DE LOS CONDUCTORES?

Los encargados del proyecto San José-Caldera han atribuido los atrasos de los primeros días a los conductores, porque supuestamente no llevan menudo; sin embargo, el caos que describe el lector Carlos Montes sugiere que los conductores no son el problema:

“Ayer hice una fila bárbara en el nuevo peaje a Escazú. Tras de que había una presa, las plumas o agujas estaban mal ajustadas y golpeaban los carros. Golpeó el mío y el de otro señor y los empleados del peaje me dijeron que ya había pasado varias veces.

Voy y busco al administrador y dicen que está muy ocupado. Solo me dicen que es un Sr. Manfred, que tampoco me dio ni siquiera el apellido y mucho menos un número de teléfono para que le den seguimiento a mi caso.

Mientras estaba ahí:

*Pude ver cómo algunas casetas se quedaban sin tiquetes y causaban más presas
*Los empleados del peaje caminan con el ‘menudo’ cerca de 300 metros hasta el edificio administrativo, sin ningún oficial que lo cuide
*Al tráfico que me vino hacer el parte le iban a cobrar el peaje
*No hay carril de emergencias para ambulancias
*No está demarcado”.

Los días de inicio ya pasaron. Ahora le toca al Ministerio de Obras Públicas y Transportes exigir que el tiempo máximo de paso (ocho minutos) y los detalles básicos de la operación del peaje -¡como que las agujas no le caigan encima a los carros!- se cumplan al pie de la letra.