GERENTE DE KFC TRATA A CLIENTE DEIMBÉCIL”, PERO NO CONTÓ CON INTERNET

Queja — A quienes aún no están al tanto de este caso les recomiendo leer la queja en el blog Ciencia Ficción -aunque el caso no tiene nada de ficticio.

Aparte de lo ocurrido, lo interesante es que marca claramente la nueva era de Internet en la que Costa Rica ¡finalmente! está entrando y de la que muchos empresarios y funcionarios públicos aún ni cuenta se dan.

Ayer, esta queja fue el tema del día entre los ticos que interactúan en blogs, Twitter y Facebook, y recuerda que un comentario o un video pueden expandirse en cuestión de horas y, bajo ciertas condiciones, alcanzar a más personas que un medio de comunicación tradicional.

De hecho, a diferencia de lo que ha sido usual hasta ahora, en países como Estados Unidos la gente ya no solo habla sobre lo que los medios tradicionales publican, sino que estos terminan publicando sobre lo que la gente habla en Internet.

Los medios estadounidenses en especial han ido aprendiendo a monitorear las redes sociales y a reaccionar rápido.

En Costa Rica, posiblemente Amelia Rueda es la que mejor está haciendo eso y ayer, ni lenta ni perezosa, anunció que hoy tratará el tema en la radio. Sería de esperarse que otros medios hagan lo mismo… algún día.

Lo que queda claro es que si de hacer reaccionar a una empresa se trata, es mil veces más efectivo un escándalo cibernético que una denuncia ante la Comisión del Consumidor. Por supuesto, tampoco es un asunto fácil o armonioso.

Ayer mismo, en el blog Ciencia Ficción apareció un comentario anónimo amenazando a su autor con supuestas consecuencias judiciales y no judiciales no especificadas… apenas para tratar de meter miedo.

Esto no sorprende, si se considera un reporte del Comité para la Protección de Periodistas, según el cual a finales del año pasado por primera vez en el mundo había más blogueros y periodistas cibernéticos en la cárcel que periodistas de prensa escrita y televisiva.

No es exactamente un honor, pero dice dos cosas: 1) La libertad de expresión, aún ejercida de forma seria, a través de Internet no es muy bien recibida por muchos y 2) Conforme continúe expandiéndose en Internet, empezarán a aparecer presiones legales y prácticas (comentarios falsos, ataques a la credibilidad de un blog, amenazas anónimas, etc.).

Por ahora, va a ser interesante ver cómo reaccionará KFC y qué hará con respecto al gerente que trató de “imbécil” a un cliente y no contó con la astucia de Internet.